Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

Autoridad espiritual y poder temporal

 

René Guénon

Autoridad espiritual y poder temporal - Renι Guιnon

116 páginas
medidas: 14,5 x 20 cm.
Ediciones Sieghels
2015
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
 Precio para Argentina: 180 pesos
 Precio internacional: 12 euros

 

 

 

 

En Autoridad espiritual y poder temporal René Guénon analiza la naturaleza del conflicto entre la autoridad espiritual y el poder temporal, referido en un marco más amplio a la relación entre contemplación y acción.
Según la doctrina Tradicional, el poder temporal debe siempre estar subordinado a la autoridad espiritual tanto como la fuerza a la sabiduría o la materia al espíritu, por lo que la afirmación misma de la supremacía de lo espiritual sobre lo temporal será precisamente el objeto de este estudio.
Según Guénon, todas las tradiciones de Oriente y Occidente enseñan la subordinación de la acción a la contemplación y se empeña en demostrarlo incluso con ejemplos históricos, algo raro en la obra del tradicionalista francés, lo que la hace una de sus obras más polémicas. Sin embargo, Guénon pretende siempre situarse exclusivamente en el dominio de los principios, que es lo que le permite permanecer enteramente aparte de toda discusión, de toda polémica; pues justamente el olvido de los principios es, en el fondo, la única verdadera causa de todas las discusiones.
Esto no le impide oponerse a las actuales tendencias igualitarias; un igualitarismo que sólo iguala nivelando en mediocridad y que suprime diferencias reduciendo a los hombres a unidades idénticamente mecanizadas en el Reino de la cantidad.
Guénon ve el transcurso de la historia como una serie de "revueltas" de las castas más bajas contra las superiores, por lo que podemos constatar como los kshatriyas (guerreros) se rebelaron contra los brahmanes (sacerdotes), estableciendo así las bases para una revuelta de los vaishyas (equivalente en cierto modo a la burguesía), como en la Revolución Francesa; El cororario sería, aunque Guénon no lo trate aquí, la rebelión de los sudras (emparentado al proletariado), como en el Revolución rusa.
Las relaciones entre religión y política son analizadas aquí desde un punto de vista metafísico, lo que lo hace un libro de una gran profundidad e importancia.

 

ÍNDICE

Prólogo 7
I.- Autoridad y jerarquía 13
II.- Funciones del sacerdocio y de la realeza 23
III.- Conocimiento y acción 37
IV.- Naturaleza respectiva de los brahmanes y de los chatrias 47
V.- Dependencia de la realeza con respecto al sacerdocio 59
VI.- La rebelión de los Chatrias 71
VII.- Las usurpaciones de la realeza y sus consecuencias 77
VIII.- Paraíso Terrenal y Paraíso Celestial 91
IX.- La Ley inmutable 109

PRÓLOGO

Nace este libro como una necesidad viva, pues son muchos los españoles que, dentro y fuera del país, anhelan conocer la verdad y alcance de una de las cuestiones más apasionantes, pero a la propia vez, peor conocidas, de nuestro tiempo: la de la masonería. Se hace indispensable el recoger en un texto hechos probados y registrados en los anales españoles que, omitidos por la mayoría de los historiadores liberales, destacan la magnitud del cáncer que corroe a nuestra sociedad. Uno de los medios preferidos por la masonería para alcanzar sus fines es el secreto. No se le podía favorecer el juego. Era preciso desenmascararla, sacar a la luz y satisfacer la legítima curiosidad de tantos en ello interesados. Movidos por esta necesidad es por lo que agrupamos bajo el título de este libro una serie de artículos publicados en el diario Arriba desde 1946 hasta la fecha. Teniendo, pues, el lazo de unión de la materia común a que se refieren y existiendo entre ellos un encadenamiento lógico, ofrecen al mismo tiempo la particularidad de su independencia. Queremos decir que estaban escritos para ser entendidos individualmente, porque así lo requerían las circunstancias en que se publicaban. El conjunto de lectores de la Prensa es una masa fluida para la cual si cada artículo hiciera referencia al anterior el texto del mismo perdería sentido. Era preciso, por ello, insistir en los puntos generales, a riesgo de repetirse. Esa nota es la que observará el que leyere, pues hemos preferido recoger completos los textos de los susodichos artículos, no sólo porque, en último término, parece aconsejable dejar bien sentados los principios básicos de nuestra argumentación, sino, además, porque de esa forma el que precise en un momento dado información sobre cualquiera de los temas indicados en el índice no se verá obligado a la rebusca fatigosa de datos complementarios entre el resto de las páginas.
Pero, además, surge este libro como una defensa de la Patria. Como decimos en sus principios: “no hubiéramos descubierto estas intimidades.., si la vesania y la pasión de que contra nuestra Patria dan muestras no nos obligase en nuestro puesto de vanguardia a no abandonar una sola de las armas que Dios nos ha puesto en nuestras manos”, Y ninguna más eficaz que desentrañar y hacer públicas las actividades de esa secreta institución, con sus fines conocidos (odio a Roma y a España) y sus hechos inconfesables.
Nos hallamos ante uno de los secretos menos investigados de la Edad Moderna; ante uno de sus más repugnantes misterios. Llevados de las apariencias, no son pocos quienes con harta inocencia admiten que la masonería ni tiene la importancia que se le quiere achacar, ni sus fines son tan innobles, ni sus procedimientos tan criminales. Y exponen como principal argumento el hecho de que en Inglaterra la mayoría de la gente de más alta calidad social pertenece a la masonería.
He aquí, pues, el campo que es necesario deslindar. No atacamos a la masonería inglesa, y poco nos preocuparía si se encerrase en los límites naturales de sus dominios, porque lo que nos interesa no son tanto sus características como su afán de extenderse desbordando sus fronteras. La masonería es un producto inglés, al modo como el comunismo lo es ruso; un producto que ha logrado nacionalizarse en otros países, como en Norteamérica, y especialmente en Francia, a la manera que el comunismo lo ha hecho en Yugoslavia. Pero de la misma forma que el comunismo, en Francia o en Italia, no respira más que conforme a lo que le indican sus amos desde Moscú, de análoga forma la masonería española cumplía aquellas consignas que partían de Londres o de París. Que la masonería fue la activa socavadora de nuestro imperio nadie puede negarlo. Ella fue quien logró la expulsión de los jesuitas, uno de los hechos que causaron más daño a nuestra América. Ella, quien llevó la guerra a nuestras colonias y quien convirtió a nuestro siglo XIX en un rosario sin fin de revoluciones y de contiendas civiles. Para inglaterra fue el medio de activar la desmembración de un imperio que le hacia sombra; para Francia, el mejor sistema de eliminar su frontera sur y una rival. A ninguna de las dos naciones le convino jamás una España fuerte, y jugaron “al alimón” para lograrlo. Si ello puede parecer a algunos natural y humano, más lógico, natural y humano es que los españoles procuremos zafarnos de tan “generosos” amigos, eliminando la peste que nos envían, aunque venga encubierta por la amistad; que nunca nos han sido más dañinas las maniobras franco-inglesas que cuando presentaban por delante la sonrisa de lo amistoso. La política internacional no suele tener entrañas; en ella, amistades y sentimentalismos no cuentan. Jamás un país suele llevar su celo por otro más allá de sus propios intereses. Eso es la moneda corriente, y debemos sujetarnos a ella, Y porque el derecho de protegerse es bueno para todas las naciones es por lo que en defensa de su independencia y de sus legítimos intereses, trata España de precaverse de la masonería. Desde que Felipe Wharton, uno de los hombres más pervertidos de su siglo, fundó la primera logia de España hasta nuestros días, la masonería puso su mano en todas las desgracias patrias. Ella fue quien provocó la caída de Ensenada. Ella, quien eliminó a los jesuitas, quien forjó a los afrancesados, quien minó nuestro Imperio, quien atizó nuestras guerras civiles y quien procuró que la impiedad se extendiera. Ya en nuestro siglo, la masonería fue quien derribó a Maura y quien se afanó siempre por atarnos de pies y manos ante el enemigo, la que apuñaló a la Monarquía y, finalmente, quien se debate rabiosa ante nuestro gesto actual de viril independencia. ¿Cómo se nos puede negar el derecho de defendernos de ella? ¿Es que puede alguien escandalizarse porque España la haya puesto fuera de la ley? Los masones en España significan esto: la traición a la patria y la amenaza de la religión; abyectas figuras que, por medrar, son capaces de vender sus hermanos al enemigo.
Todo esto es lo que se demuestra en estas páginas. El que quiera conocer cuánta maldad, qué perversos planes, qué odiosos medios utiliza la masonería, que lea estas páginas. Quien quiera encontrar las pruebas de por qué España acusa a la masonería y la expulsa de su seno, que compulse este libro.
Que después de leído, si lo hace atentamente, no puede quitarnos la razón.