Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

La desintegración del sistema

 

Franco Giorgio Freda

La desintegraciσn del sistema - Franco Giorgio Freda

120 páginas
medidas: 14,5 x 20 cm.
Ediciones Sieghels
2015
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
 Precio para Argentina: 180 pesos
 Precio internacional: 13 euros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En 1969, cuando el fenómeno de la revuelta estudiantil en Italia inducía a muchos a creer que la movilización para la destrucción del sistema burgués había comenzado, un joven platonista y evoliano llamado Giorgio Freda consideró un deber dirigirse a los jóvenes nacionalrevolucionarios para replantearles los principios del verdadero Estado.
Convencido de la necesidad urgente de la subversión radical del mundo burgués, Freda creía que había que intentarlo todo, y que si tantos jóvenes estaban tratando de dar un contenido verdaderamente revolucionario a la revuelta, había que buscar una alternativa al marxismo ortodoxo o al reformismo socialdemócrata. Para éstos jóvenes estaba pensado “La desintegración del sistema”, y lejos de ser el programa personal de Freda, sintetiza las demandas comunes de todo el ambiente nacional-revolucionario.
Con "La desintegración del sistema" la doctrina tradicional del Estado era presentada en su oposición integral e irreducible al mundo burgués. La misma organización comunista del "Estado popular" teorizado por Freda se veía como una terapia de emergencia que se hacía indispensable para la eliminación del homo economicus: remedio homeopático en función de "la restauración de lo humano" en una viril Rangordnung.
La larga persecución a la que Freda ha sido sometido, más allá de los pretextos judiciales formales, se explica precisamente por su compromiso radical de soldado político.
Siendo un hombre de acción, Freda se propone llegar a sectores involucrados en la negación objetiva del mundo burgués, incluyendo a la ultra-izquierda extra-parlamentaria a la que propone una estrategia leal a una lucha unida contra el sistema.
Freda teorizó para ello un comunismo aristócratico –un comunismo espartano y elitista que le debe más a Platón que a Karl Marx-, un término medio entre la República de Platón, el Tercer Reich y la China de Mao. Sin embargo, fue llamado “maoísta” traidor o “agente de la China comunista” por la derecha, o un “fanático racista” y “delirante antisemita” por la izquierda legalista y los círculos sionistas, y temerosamente rechazado por algunos ultraizquierdistas con los que había colaborado activamente, para terminar por ser denigrado por la prensa que le puso la etiqueta supuestamente infamante de “nazi-maoísta”.
Para callarlo, se lo acusó injustamente por un atentado terrorista contra las oficinas centrales de la Banca Nazionale dell'Agricoltura, del que después de dieciséis años de investigación fue absuelto en última instancia, pero se le encarceló por delitos de opinión, “asociación subversiva”, según el lenguaje jurídico italiano; lo que le valió una condena de quince años de prisión.

 

ÍNDICE

Giorgio Freda: El revolucionario inclasificable 7
Introducción 17
Introducción a la 2ª edición francesa 19
Presentación 23
I.- Análisis 25
II.- La fisonomía del Estado auténtico 49
III.- Necesidad de una metodología operativa 59
IV.- La organización del Estado popular 67
V.- Conclusiones 77
Anexos
Entrevista con Giorgio Freda 89
El verdadero Estado según Platón 103

El revolucionario inclasificable

“Odio éste libro. Lo odio con todo mi corazón. Me dio la gloria, esa cosa llamada fama, pero también es la fuente de todas mis miserias. Por escribir éste libro, he pasado muchos meses en la cárcel, (…) así como una persecución policial tan mezquina como cruel. Por escribir ese libro, he experimentado la traición de amigos, enemigos, mala fe, el egoísmo y la maldad de los hombres. Éste libro ha dado origen a la leyenda estúpida sobre mí como ser cínico y cruel, una especie de Maquiavelo disfrazado de Cardenal de Retz, así es como me quieren ver. “Aunque ésto fue escrito por Curzio Malaparte en la introducción de su famoso ensayo “La técnica del Golpe”, Giorgio Freda, el autor de ”La desintegración del sistema”, podría haber hecho suyas éstas líneas. Porque, al escribir ese pequeño libro de unas muy densas sesenta páginas que socavaron la base del sistema burgués, el joven editor ha sufrido años de persecución judicial y en los medios de comunicación.
LAS EDIZIONI DI AR
El 26 de octubre de 1963, el senador Umberto Terracini, un influyente miembro de la comunidad judía y del Partido Comunista Italiano, informó públicamente a los Ministros de Interior y Justicia, sobre la difusión en Padua de “un panfleto infame con el título de Gruppo di Ar, que, retomando las teorías racistas más viles del nazismo italiano, abiertamente retrata a sus autores como defensores de una ideología antidemocrática “, y pregunta” que qué medidas se han propuesto y llevado a cabo para curar la herida y detener la infección antes de que consiga una difusión más amplia y entre en la esfera de acción. ”
Una vez públicamente estigmatizado, el grupo encontró a un joven platonista y evoliano llamado Giorgio Freda. El término escogido por el grupo para su nombre, Ar, fue muy simbólico, como lo es en muchas lenguas indoeuropeas, pues es la raíz semántica que connota la idea de la nobleza y aristocracia.
En 1964, Freda tuvo que enfrentarse a un juicio por un panfleto que denunciaba la política sionista en Palestina. Esto fue sólo el primero de muchos. El mismo año, Edizioni di Ar, que acababa de fundar, publicó su primer libro, ‘Ensayo sobre la desigualdad de las razas’ de Arthur de Gobineau. Los siguientes fueron los escritos menores de Julius Evola y las obras de Corneliu Codreanu. Cada título tuvo un tiraje de 2000 ejemplares.
Había dos constantes en el compromiso militante de Freda: la lucha contra el sionismo internacional, incluido Israel, que él creía que era sólo la punta del iceberg; y contra el sistema liberal burgués, expresado por el imperialismo estadounidense en Europa desde 1945. Sobre el anti-sionismo, Freda fue el primer editor en Italia, que apoyó a los combatientes palestinos, mientras que la derecha, representada por el MSI (Movimento Sociale Italiano), ensalzó a Israel como un “baluarte de Occidente contra los árabes esclavizados por Moscú”. Fue él quien organizó en Padua, en marzo de 1969 – en conjunto con el grupo maoísta Potere Operaio (Poder Obrero) – la primera reunión importante en Italia para apoyar la resistencia palestina en la presencia de representantes del Fatah de Yasser Arafat. El lobby sionista no se lo perdonó. Por otra parte, no contento con dar simplemente un apoyo “de boquilla”, como tantos distinguidos intelectuales, en secreto proporcionaría temporizadores a un supuesto representante de Al Fatah.
LA DESINTEGRACIÓN DEL SISTEMA
Sin embargo, Giorgio Freda es ante todo un hombre del texto. Y vaya texto! “La Disintegrazione del Sistema” fue escrito en 1969, cuando las protestas estudiantiles se encontraban en pleno apogeo. Italia no pasó por un tan súbito auge y una caída tan rápida como en Francia, pero se sometió a un “mayo progresivo”. Convencido de la necesidad urgente de la subversión radical del mundo burgués, Freda creía que había que intentarlo todo, y que si tantos jóvenes estaban tratando de dar un contenido verdaderamente revolucionario a la revuelta estudiantil, había que buscar una alternativa al marxismo ortodoxo o al reformismo socialdemócrata. Para éstos jóvenes estaba pensado “La desintegración del sistema”, y lejos de ser el programa personal de Freda, sintetiza las demandas comunes de todo el ambiente nacional-revolucionario, desde Giovane Europa (Joven Europa) hasta Lotta di Popolo (Lucha del Pueblo).
El tono del texto es decididamente agresivo. Como discípulo de Evola, Freda es el primero en no sólo comentar sabiamente sus escritos, sino pasar también de la teoría a la práctica, tanto es así que se puede ver en “La desintegración del sistema” la práctica política de la teoría expuesta en “Cabalgando al Tigre”, el último de los escritos de Evola. Con este libro, el barón le dio el marco intelectual que reafirma la creencia de Freda que no puede haber ningún compromiso con el sistema burgués. “Hay una solución, escribe Evola, que debe ser descartada con firmeza: construir sobre lo que sobrevive del mundo burgués, y defenderlo como una base para luchar contra las corrientes de la disolución y la subversión más violentas, después de, posiblemente, habiendo tratado de fortalecer los restos de algunos de los valores más altos, más tradicionales “y el Barón añadió:”Podría ser bueno ayudar a la caída de lo que pertenece al mundo de ayer, en lugar de tratar de apoyar y prolongar su vigencia artificialmente. Esta posible táctica, para evitar la crisis final, es el trabajo de las fuerzas opuestas que luego llevarían a cabo la iniciativa. El riesgo de esto es obvio: no sabemos quien tiene la última palabra “.
En “La desintegración”, Freda no era tierno con los ídolos y los valores de la sociedad burguesa. Orden por la causa del orden, propiedad privada sacrosanta, el capitalismo, el conformismo moral y la ceguera visceral, el pro-sionismo y el filo-americanismo, pero tampoco Dios, sacerdotes, jueces, banqueros, nada ni nadie escapaba a su crítica. Ante el modelo dominante en el mercado, ofrecía una alternativa real, reafirmando la doctrina tradicional del Estado, completamente opuesta a los pseudo-valores burgueses, y desarrolló un proyecto de Estado coherente, cuyo aspecto más espectacular incluía la organización de una economía comunista – un comunismo espartano y elitista que le debe más a Platón que a Karl Marx.
Siendo un hombre de acción, a Freda se asqueaban los pseudo-intelectuales evolo-guénonianos encerrados en sus torres de marfil. Tuvo palabras duras para algunos de ellos: “apologistas estériles del discurso sobre el Estado”, “adoradores de las abstracciones”, “campeones de gestos conceptuales” que, a sus ojos cabalgaban tigres de papel. “Para nosotros, escribe, ser fieles a nuestra visión del mundo – y por lo tanto del Estado – significa luchar para cumplir con ella, sin dejar nada por hacer para lograrlo históricamente” Desde esta perspectiva, muestra claramente la intención de llegar a sectores involucrados en la negación objetiva del mundo burgués, incluyendo a la ultra- izquierda extra-parlamentaria a la que propone una estrategia leal a una lucha unida contra el sistema. Fue entonces cuando se puso en contacto con diversos grupos maoístas, como Potere Operaio (Poder Obrero) y el Partido Comunista de Italia-marxista leninista.
“Para un soldado político, la pureza justifica cualquier dureza, indiferencia todo engaño, mientras que lo impersonal impreso en la lucha disuelve todas las preocupaciones morales”. Con éstas fuertes palabras termina el manifiesto.
VÍCTIMA DE LA DEMOCRACIA
El 12 de diciembre de 1969, una bomba explotó en el Banco Nacional de Agricultura, de la Piazza Fontana en Milán, matando a 16 personas e hiriendo a 87. La sección italiana de la Internacional Situacionista, de ultra-izquierda, publicó un manifiesto titulado “El Reichstag arde’, denunciando al régimen como el verdadero organizador de la masacre. Los situacionistas siguen repitiendo que la bomba de Piazza Fontana, “no era ni anarquista, ni fascista.”
Giorgio Freda, por su parte, continuó su lucha intelectual contra el sistema. En 1970, en el prefacio de un texto de Evola, dio la bienvenida a la posibilidad de la guerrilla urbana en Italia. En abril de 1971, Edizioni di Ar publicó oficialmente por primera vez en la península desde 1945, ‘Los Protocolos de los Sabios de Sión’. Ese mismo mes, Freda fue arrestado y acusado de “haber distribuido libros, e impreso y escrito propaganda que contenía incitación a la subversión violenta.” La máquina represiva se pone en marcha. Por primera vez desde el fin del régimen fascista, un magistrado manifestó la intención de aplicar el artículo 270 (ley contra la asociación subversiva) del Código Rocco (llamado así por el fiscal general de Mussolini). Poco después, Edizioni di Ar publicó ‘El enemigo del hombre’, una colección de poesía combativa palestina, lo que provocó la furia de los sionistas.
En julio de 1971, el juez modificó los cargos y acusó a Freda de hacer “propaganda en favor de la subversión violenta del desarrollo político, económico y social del Estado” a través de “La desintegración del sistema”, donde “se alude a la necesidad de la subversión , por medios violentos, del estado democrático-burgués y su sustitución por un estado definido y caracterizado como un Estado popular “.
Sin dejarse intimidar por la represión, Edizioni di Ar publicó en noviembre de 1971 la traducción al italiano de “El Judío Internacional” de Henry Ford.
El 5 de diciembre de 1971, Freda fue detenido de nuevo. Ya no está procesado por delitos de opinión, sino que se le acusa sin rodeos de haber organizado la masacre de Piazza Fontana. Como no pudieron atrapar a los “anarco-fascistas”, decidieron apretar a los “nazi-maoístas”. Los cargos contra Freda se basaron en dos pruebas: que compró temporizadores como los encontrados en el banco, así como las bolsas de via14
je en el que las bombas fueron colocadas. Freda había
comprado, efectivamente, temporizadores, pero
para dárselos a un capitán de los servicios secretos
argelinos que lo había solicitado para los palestinos.
El semanario Candido, investigando la RFA del fabricante,
recogió pruebas de que los temporizadores que
se vendieron en Italia no fueron 57, como sostenía el
juez – Freda había comprado 50 -, sino cientos, y que
los modelos adquiridos por el editor diferían de los
utilizados en el atentado. Además, el comerciante de
Bolonia que había vendido cuatro bolsas de viaje similares
a las utilizadas en el ataque no reconoció a Freda
como el comprador, sino a dos agentes de la policía
… Por supuesto, el juez no tuvo en cuenta las pruebas
exculpatorias. Freda comenzó su solitaria gira por las
cárceles italianas en 1972 – Padua, Milán y Trieste. A
continuación, Roma, Bari, Brindisi, Catanzaro.
Llamado “maoísta” traidor o “agente de la China
comunista” por la derecha, sobre todo por el MSI
neo-fascista; o un “fanático racista” y “delirante antisemita”
por la izquierda legalista y los círculos sionistas;
y temerosamente rechazado por algunos ultraizquierdistas
con los que había colaborado activamente,
Giorgio Freda fue denigrado luego por la prensa que
le puso la etiqueta supuestamente infamante de “nazimaoísta”.
Gracias a esa publicidad, el stock de 1500
ejemplares de “la desintegración del sistema” se agotó
rápidamente. Unos años más tarde, Freda admitió que
el texto fue tomado más en cuenta por los extremistas
de la izquierda que los de la derecha.
JUICIO
El largo juicio sobre Piazza Fontana, comenzó en enero de 1975, ante el Tribunal de lo Penal de Catanzaro. Los acusados eran el anarquista Pietro Valpreda y once cómplices, el neofascista Giorgio Freda y doce co-acusados. Al llegar al final de su prisión preventiva, Freda fue liberado y puesto bajo arresto domiciliario en agosto de 1976. Sin embargo, sus convicciones se mantuvieron intactas. Así, en 1977, cuando se enfrentaba a una pena de cadena perpetua, no dudó: en una entrevista que dio a su amigo Claudio Mutti habló de la lucha armada como la mejor forma de oposición al Sistema en Italia!
Convencido de que la suerte estaba echada y de que su condena no estaba en duda, Freda se dio a la fuga en octubre de 1978. Fue capturado en el verano de 1979 en Costa Rica, de la que no fue extraditado, sino devuelto por la fuerza por parte de la policía política italiana.
La farsa judicial continuó. En diciembre de 1984, el cuarto juicio por la masacre de Piazza Fontana, fue inaugurado en Bari. Después de dieciséis años de investigación, Freda fue absuelto en última instancia del atentado, pero se le encarceló por delitos de opinión, “asociación subversiva”, según el lenguaje jurídico italiano; que le valió una condena de quince años de prisión.
Tras su liberación, los medios de comunicación siguieron hablando de Freda a causa de su puesta en marcha del Fronte Nazionale (Frente Nacional), por el que fue nuevamente detenido y acusado en julio de 1993. Sin duda, buena sangre no puede mentir!

INTRODUCCIÓN

“E1 27 de abril de 1978, el órgano bienpensante de “vanguardia” L´Unitá (diario del antiguo Partido Comunista Italiano, hoy dividido en dos organizaciones: Refundación Comunista y Partido Democrático de la Izquierda), publicaba en primera página bajo el título “El lenguaje de Freda y el de las Brigadas Rojas” extractos de un folleto escrito por Freda en 1969 y publicado de forma anónima. L’Unitá encontraba en ese texto “ciertas expresiones que parecían extraídas de uno de los numerosos comunicados de las Brigadas Rojas” y en él se revelaban pasajes “verdaderamente impresionantes por la identidad del lenguaje del jefe de un grupo subversivo de la época de la revolución con el de los jefes de los grupos subversivos de hoy”. No es necesario añadir que el mismo artículo hubiese podido aparecer en las columnas del órgano bienpensante de extrema derecha Il Secolo d´Italia (diario del Movimiento Social Italiano).
Al publicar La desintegración del Sistema, creemos aportar una contribución al conocimiento del movimiento revolucionario en Italia, al tiempo que mostramos nuestra solidaridad con el combate de Freda, fundador de las Ediciones di Ar, acusado número uno del proceso de la Piazza Fontana, encarcelado durante más de doce años por la justicia burguesa, y condenado finalmente por esa misma justicia tras un juicio inicuo.
Freda es, efectivamente, el tipo de revolucionario inclasificable según los esquemas ideológicos del mundo burgués. La etiqueta de “nazimaoísta” con la que se le ha querido “encasillar” es, por sí misma, el signo más visible de la incapacidad de la sociedad mercantil para reintegrar en su mundo a un hombre que le ha declarado una guerra total. De esta guerra total La desintegración del Sistema es precisamente la formulación teórica y práctica, radical e iconoclasta, sin precauciones de estilo ni inútiles rodeos.
La presente edición completa de la obra en castellano, va acompañada de una introducción de Claudio Mutti, autor asimismo de las notas a pie de página que aparecen en el texto.

INTRODUCCIÓN (2ª edición francesa)

 

“El texto publicado aquí en traducción francesa, vio la luz en Italia durante el año 1969, después de que el fenómeno de la “contestación estudiantil” hubiera provocado la ilusión de que un momento crucial, definitivo, había intervenido en la historia de esta preguerra interminable y sofocante.
Frente a la “revuelta” de 1968-69, muchos, efectivamente, pensaron que la movilización para la destrucción del Sistema burgués había comenzado; se trataba, por el contrario, de un simple (pero ruidoso) reajuste del Sistema, tanto es así que en esta “revuelta” engendrada por las insuficiencias y los fracasos del Régimen, las tendencias anarcoides y las veleidades antiautoritarias que caracterizan la naturaleza pequeñoburguesa, ocuparon una parte decisiva. De esa ilusión, no se encuentra huella en La desintegración del Sistema, que afirma la necesidad de una subversión radical y absoluta; no es, pues, un optimismo vano lo que lleva al autor a publicar este texto, sino la convicción profunda de que debe intentarse todo, particularmente en el momento en que algunos jóvenes buscan dar un contenido revolucionario a la revuelta estudiantil, para evitar su extinción en el reformismo marxista o su atascamiento en el pantano de la moderación.
Es a estos jóvenes a quienes se dirige La desintegración del Sistema, volviendo a proponerles como premisa normal y normativa de su acción, los principios del verdadero Estado.
Por primera vez, la formulación de la doctrina “tradicional” del Estado da lugar, sobre el plano de puntos operativos, a una coherente e intransigente posición de rechazo de los “valores” burgueses.
Los que se reclaman seguidores hasta ahora de la doctrina “tradicional” del Estado, no habían salido aún del verbalismo académico y nostálgico; en el peor de los casos (y no se trata de un caso muy raro) habían descendido al terreno de la acción (o mejor, de la agitación) política alineándose como mercenarios mal pagados al servicio de las retaguardias burguesas, utilizando el evolianismo como una grosera coartada para su elección “reaccionaria”.
Por el contrario, en la formulación de Freda, la doctrina del verdadero Estado es comprendida en el sentido de una oposición integral e irreductible al mundo burgués; la misma organización comunista del Estado popular que está presente en la desintegración como una alternativa a la sociedad de los mercaderes, no es sino la terapia de urgencia indispensable para la eliminación y el entierro del homo economicus: el remedio a primera vista “homeopático” para la “restauración de lo humano” en un viril “rangerhöhung” (“engrandecimiento”).
Es preciso, pues, recordar las contingencias en función de las cuales el texto se redactó; recordar las aplicaciones políticas deformadas e impúdicas hechas por numerosos “evolianos” y “tradicionalistas”; esto es indispensable si se quiere situar el escrito de Freda en su justa dimensión.
Particularmente, y más allá de las contingencias, de aquéllas que han condicionado la utopía comunista aristocrática de Freda, la desintegración guarda un valor indiscutible, el de “lanzar” hacia posiciones de coherencia radical a aquéllos que quieren empeñarse en el combate político. No se les exige devoción por las “tesis” de Freda, sino reflejos naturales de un temperamento y de un estilo construidos sobre la claridad, la limpieza y la árida lucidez, la profundización (sobre un plano de adhesión existencial a sus caracteres “esenciales”) de la doctrina del verdadero Estado y la elaboración de una estrategia de lucha flexible y “desencantada”, una estrategia vuelta hacia la desintegración del sistema burgués.
Claudio Mutti