Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

DIOS Y RAZA.
CREDO DEL SOLDADO ALEMÁN

 

ANÓNIMO, 1940

Dios y Raza. Credo del Soldado alemαn - Anonimo. 1941 - Texto del DAF

130 páginas
Sieghels
2008
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
 Precio para Argentina: 30 pesos
 Precio internacional: 12 euros

Con camaraderil afecto, la Administración Provincial de Sajonia del Frente del Trabajo Alemán entrega a sus camaradas llamados a filas este folleto, impregnado de profunda fe, con motivo de las fiestas de Navidad del año 1940.
Este libro debe ser leído también con el corazón.
Sus palabras están dirigidas a aquellos que ya llevan en sí la nueva fe, bien en forma de un anhelo lejano o como un vago presentimiento. Les invita a luchar con él para que el alma alemana pueda encontrar su camino hacia Dios, para que el pueblo alemán pueda vivir su propia vida.

Se presenta aquí la traducción al español del conocido libro anónimo, «Gott und Volk; Soldatisches Bekenntnis. (Dios y Raza: Credo del Soldado)», publicado por la imprenta de Theodor Fritsch, en Berlín, 1941.

 

 

 

 

ÍNDICE

Presentación........................................................................9
Prólogo...............................................................................11
I. NUESTRO CAMINO...............................13
II. DECISIÓN..................................................25
III. REVOLUCIÓN ESPIRITUAL.................31
IV. ACERCA DE DIOS...................................45
V. DE ALEMANIA........................................55
VI. DE LA VIDA..............................................65
VII DEL MORIR...............................................79
VIII. DEL DEBER................................................87
IX. DEL HONOR.............................................93
X. DEL AMOR................................................97
XI. DEL ODIO................................................105
XII. DE LA CULPA.........................................109
XIII: NUESTRA MISIÓN................................113

INTRODUCCIÓN

Este es un libro editado por la Administración Provincial de Sajonia del Frente del Trabajo con motivo de las fiestas de Navidad del año 1940, y no puede ser entendido más que dentro de la comprensión de lo que era el marco ideológico de la Alemania del III Reich.
La base esencial es comprender que la Alemania NS no era una dictadura ideológica del tipo soviético, donde la menor desviación sobre la línea definida por el ideologismo dominante llevaba a prisión, Siberia o el fusilamiento. En Alemania había dentro del Nacionalsocialismo una amplia variedad de corrientes ideológicas, que iban desde lo que el Sistema actual llamaría la derecha prusiana a la izquierda radical. Y dentro del tema religioso desde el cristianismo ferviente de la Sra. Eleonore Baur, conocida como la hermana Pía, ¡la única mujer poseedora de la “Blut Orden”!, la Orden de la Sangre, concedida a aquellos que participaron en el levantamiento del 9 de noviembre de 1923 junto a Hitler, hasta el paganismo más radical y anticristiano de un Bormann o Himmler.
Mientras Hitler o su amiga y camarada Winifred Wagner eran de un profundo wagnerianismo, el autor de este texto muestra un profundo sentido Nietszchesiano, enemigo radical de Wagner…. pero en ambos casos se trata sin duda de nacionalsocialistas convencidos y militantes.

Por tanto dentro del NSDAP se publicaron textos tan cristianos como “¿Qué es el Cristianismo positivo?” del nacionalsocialista Ludwig Müller, donde indica “Precisamente, en esta sencilla devoción de los hogares y los corazones alemanes se ve que la cuestión central del Cristianismo Positivo no es la visión ‘dogmática’ del Salvador sino lo que el Salvador hubiera querido: Dios, la confianza en Dios y el servicio a Dios”, junto a textos como el presente, de un profundo y sentido de paganismo religioso, profundamente espiritual también.
Hitler había dicho en el Congreso Cultural de 1938: “Porque el nacional-socialismo no es un movimiento religioso, sino una educación basada solamente en conocimientos de la enseñanza pueblo-política. En su esencia no hay ningún culto místico, sino el cuidado del pueblo unido por la sangre. Por lo tanto tampoco tenemos Iglesias culto, sino solamente Salas del pueblo, tampoco plazas de culto, sino plazas para reuniones y marchas”.
La religiosidad era clara en el NS pero las formas, facetas y visiones de esa religiosidad, o mejor, espiritualidad, eran muy variadas. El propio Hitler dijo en el Discurso del Julio 1944: “Pero, sin embargo, soy un hombre religioso en lo más hondo de mi corazón, es decir, creo que quien en este mundo lucha valientemente, de acuerdo con las leyes de la Naturaleza establecidas por un Creador, y no capitula, sino que cobra ánimos una y otra vez avanza, siempre sin desmayo, creo, digo, que el Supremo Hacedor no le dejará desamparado sino que al final recibirá las bendiciones de la Providencia”.
Así pues dentro de esta libertad de ‘concreción’ de unas bases de visión del mundo nacionalsocialistas, el debate sobre el tema cristiano fue bastante amplio.

En este libro podemos leer a mi forma de ver una de las mejores exposiciones del paganismo espiritual básico de muchos nacionalsocialistas, con la inmensa ventaja de tratar todos los temas esenciales de este debate religioso, y a la vez no poner en duda la base espiritual que es esencial en el NS.
El autor es muy joven, escribe desde las trincheras, siente, vive, una profunda fe en la lucha por su pueblo, comprende el momento dramático y definitorio, y plantea el tema en base a CUATRO grandes ejes:

1- El vitalismo, joven, en guerra, siente en su interior la necesidad de enfrentarse a la teología y la mansedumbre, tanto como a la inercia de las Iglesias, siempre en ese tiempo dubitativas, sin quererse comprometer, esperando a quien gane la guerra para juntarse al carro del vencedor…. esas cosas exasperan a los jóvenes comprometidos a vida o muerte, y su ataque es radical contra esas posiciones tibias y burguesas.
“No es cierto que nuestro anhelo juvenil y revolucionario sea propio de toda la juventud, o sea, un fenómeno natural de nuestra época. Nos encontramos en un punto crucial de la Historia, en el que surgen las ansias de siglos y que dejará su huella sobre muchas generaciones posteriores a nosotros.”
“Son muy pocos los párrocos que han conseguido hablar con amor ardiente a Alemania desde el púlpito. Nos inclinamos ante estos hombres. En general, la Iglesia no ha comprendido los tiempos.”

En el momento crucial en que realmente se estaba jugando el futuro de nuestra raza, el oportunismo de las Iglesias era un insulto a los que luchaban en el frente.
Ya Hitler había dicho en el Discurso del 30 de Enero de 1939: “En el Estado nacionalsocialista cada cual es libre de prepararse para la eternidad de la manera que tenga por conveniente; pero el mismo Estado no podrá por menos de hacer entender claramente a aquellos eclesiásticos que entienden que su misión consiste en zaherir al Reich, a sus instituciones y a sus dirigentes, que no tolerará que persona alguna le ataque, y que si los eclesiásticos se ponen fuera de la ley habrán de ser sometidos al imperio de la misma, exactamente igual que otro ciudadano que hubiese cometido el mismo delito. Debe hacerse resaltar, sin embargo, que existen miles y miles de sacerdotes de las confesiones cristianas que de modo inmejorable, y tal vez mejor, cumplen sus deberes religiosos que aquellos otros instigadores políticos a que me he referido, y sin que jamás hayan entrado en conflicto alguno con las leyes del Estado.”
Este enfrentamiento soterrado, de parte de las jerarquías eclesiásticas, que podía ser admisible antes de la guerra, era ya un agravio insoportable cuando se estaba combatiendo al Comunismo, que había asesinado a millones de sacerdotes y cristianos.
Es pues interesante ver la diferencia entre el espíritu vital, de lucha y sacrificio, de entrega, de esa juventud NS en comparación con el ateísmo egoísta, sin acción, de mera complacencia en los vicios, de mucha juventud actual.

2- El respeto por la religiosidad y la idea de Dios. Nunca la niega, no es ateo, sino precisamente muy religioso.
“Nuestra fe está apoyada en dos ideas: Dios y pueblo, que son los ideales más altos y santos que conocemos”.
También acepta la figura de Cristo como ejemplo, como algo loable, aunque no como centro de la divinidad, poniendo una vez más el dedo en acusar la actitud de las iglesias, cuando dice “El Salvador es una figura noble. Hombres egoístas y ansiosos de poderío han escarnecido sus doctrinas y han traicionado y envilecido su alma pura. Verdaderamente, si el Maestro levantara la cabeza y viera lo que los hombres han hecho de su vida y de sus palabras tomaría de nuevo el látigo y echaría a los sacerdotes de sus canonjías como hizo un día con los mercaderes de su templo”.
Esta posición es sin embargo poco lógica. Nadie duda que las iglesias son obra humana y como tal sometidas a errores, miserias, oportunismos, que, por otra parte, se han repetido constantemente en la historia salvo excepciones muy honrosas, así que era de esperar un comportamiento similar respecto a la Revolución nacionalsocialista… Mientras no hubiera un vencedor claro las iglesias estarían jugando a dos bandas, pactando tanto con el III Reich o Mussolini como con los aliados democráticos, e incluso si fuera necesario con los mismos comunistas que habían asesinado a todo el clero.

Dios está presente en esta posición pagana, que no es atea sino profundamente espiritual: “¿Dónde está Dios? Esa es la pregunta que el alemán le hace al Destino. La respuesta no la ha encontrado en los libros, sino donde Dios está: en la vida.”
Esta posición contra las religiones de libro es algo general en el paganismo, y sin duda es una de las principales acusaciones contra el cristianismo por parte de muchos nacionalsocialistas… lo que va unido al siguiente punto esencial:

3- La denuncia de la Biblia y su origen judío, frente a la necesidad de una religiosidad ’alemana’. Este es el tema central de toda crítica NS al cristianismo. Las referencias ‘sagradas’ de la Biblia judía son inaceptables para aquellos pueblos arios que no tienen ningunas ganas de tener su ‘referente’ religioso ligado a los textos judíos.
“Y una Iglesia cristiana encadenó la Divinidad a la Biblia”.
“Cuando leo en la actualidad con ojos no cristianos el Antiguo Testamento, me embarga una santa ira al considerar cuánto tiempo se nos ha hecho comulgar a los alemanes con ruedas de molino”.

Por eso el autor especifica que “Cuando hablamos del Cristianismo no nos referimos al Cristianismo germano de hoy día. Hay que tomar el Cristianismo tal como aparece en la Biblia, es decir, tal como es en realidad, pues también la Iglesia actual se remite a las Escrituras Sagradas como base de su fe, que es palabra divina e intangible”.
Este tema tiene soluciones complejas si nos atenemos a la teología, en cambio no tiene importancia si se fija uno en la ‘acción o realidad’ del cristianismo, que desde el inicio estuvo enfrentado a la Sinagoga, o bien a los textos de Hitler donde se niega a aceptar en absoluto el origen judío de Cristo (ver las conversaciones con Eckart). En teología la negación de la Biblia es difícil cuando se ven las referencias evangélicas… y los cristianos NS que han estudiado el tema efectúan piruetas extrañas, por ejemplo, para separar el tema del pueblo de Israel bíblico y el tema judío…

4- Las diferencias en temas varios, para mí es la parte más interesante de este libro, donde trata, ya sin la referencia teológica bíblica, sino aplicándose a la doctrina cristiana ‘normal’. Temas como la Eugenesia:
“La ley para evitar el nacimiento de seres enfermos por herencia es hecha jirones desde el púlpito, ¡aunque es evidente que se trata de ideología puramente cristiana!”
El tema del comportamiento por ‘miedo al castigo’, frente a la idea de cumplir el deber por Honor: “Nosotros queremos honrar a nuestros padres con agradecimiento. Pero renunciamos a ser pagados por ello con una vida larga y feliz. Tendríamos que ser unos hijos ingratos y miserables si quisiéramos recibir un premio por cumplir con una obligación natural.”
La oposición a ‘amar al enemigo o al traidor, que no lo merece (“Nosotros no amamos a nuestros enemigos. Nos limitamos a respetarlos, cuando son dignos de nuestro respeto”), la idea de Deber por conciencia, no por mandato de alguien (aunque sea un dios), la idea de aceptar la muerte como un resultado de una vida de lucha y entrega, el asco a pedir perdón en el confesionario en vez de centrarse en reparar las culpas propias con esfuerzo y sacrificio, etc….

Sin embargo veo tres defectos importantes al libro:
1- No hacer caso a lo que dijo Hitler en la Clausura del Congreso de Nuremberg de 1935: “Ni ayer ni hoy, el Partido no tiene ninguna animadversión contra el cristianismo. El Estado nacionalsocialista no tolerará –bajo ninguna excusa- que se mezclen las creencias religiosas y la política, tal y como había sucedido años atrás”.
Este mandato terminante es fundamental. El NS no es una religión ni quiere serlo, y la pretensión de monopolizar religiosamente el NS contra el cristianismo es contraria a la idea de Hitler.
La idea de diosificar Alemania, de ligar Dios-Alemania es una posición excesiva de ‘nacionalismo’, es preciso una visión más amplia de la espiritualidad, especifica en cada pueblo pero a la vez genérica entre pueblos.

2- La posición contra el amor y la compasión, de origen nietszchesiano, que es un tremendo error. El sentimiento de amor y de compasión ante el dolor del mundo es básico y esencial. Es una de las grandes diferentas entre la visión wagneriana y la de Nietszche

3- La posición respecto la mujer, aun muy atada a un cierto reduccionismo que en su época era común. Nos oponemos al feminismo igualitario pero no a un determinismo reduccionista de la mujer como al decir ”El mundo de la mujer es la familia, el hombre…” esto es puro machismo si no se añade que el lugar del hombre también es la familia y la mujer….
La mujer no es un ente subordinado al hombre, de la misma forma que nos oponemos a la visión feminista de una mujer-hombre sin identidad propia.

R. B.

Notas:

1- Dietrich Eckart, UN DIALOGO ENTRE HITLER Y YO (Un anexo de Mein Kampf) + La verdad ni teme ni ofende por Joaquin Bochaca Ediciones U- Mexico 2006-2ª Edicion 132 paginas,

PRESENTACIÓN

Nos encontramos en una encrucijada del mundo y tenemos la suerte de vivir momentos decisivos.
Ha de llenarnos de orgullo y alegría el hecho de que podemos estar presentes en ellos. Para nosotros se trata de una cuestión de vida o muerte y en la lucha queremos, como nacionalsocialistas, ser hombres enteros.
Queremos trabajar y luchar sin ningún compromiso y, sin ningún compromiso, queremos triunfar e imponer nuestro concepto y sentido de la vida.
Con camaraderil afecto, la Administración Provincial de Sajonia del Frente del Trabajo Alemán entrega a sus camaradas llamados a filas este folleto, impregnado de profunda fe, con motivo de las fiestas de Navidad del año 1940.

PEITSCH

Gobernador y Jefe Provincial

PRÓLOGO

UN JOVEN ALEMÁN
ha escrito este libro, sacándolo de su alma, con el ímpetu arrollador del torrente de su corazón y después de largas jornadas de duro trabajo.
Como joven, ha participado en la lucha por el Reich, y se ha hecho hombre en la escuela del servicio militar. Se arroga el derecho de escribir sobre la fe porque está viviendo en el ambiente del frente. No quiere intervenir en las polémicas de los sabios, porque sabe que la lucha por la fe no se decide mediante libros y discursos, sino únicamente con el fuego del corazón.
Por este motivo, este libro debe ser leído también con el corazón.
Sus palabras están dirigidas a aquellos que ya llevan en sí la nueva fe, bien en forma de un anhelo lejano o como un vago presentimiento. Les invita a luchar con él para que el alma alemana pueda encontrar su camino hacia Dios, para que el pueblo alemán pueda vivir su propia vida.