Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

Nueva Nobleza de Sangre y Suelo

Base ideológica del Nacionalsocialismo

Walther Darré

Ministro de Agricultura y de Abastecimientos.
Jefe de los campesinos del Reich.
Reichsleiter del NSDAP

Nueva Nobleza de Sangre y Suelo - Base ideolσgica del Nacionalsocialismo - Walther Darrι - Reichsleiter del NSDAP

240 páginas
Ediciones Sieghels
2011
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
 Precio para Argentina: 60 pesos
 Precio internacional: 17 euros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la presente obra me propongo aportar unas directrices a este "Imperio Alemán de los Alemanes" hacia el cual tienden todos los esfuerzos del III Reich.
Algunos se extrañarán de verme buscar directrices para una Aristocracia de la Tierra y no para la masa del campesinado, pero si en la palabra "Nobleza" hay una distinción de rango entre la clase noble y el campesinado, ambas, en el verdadero sentido germánico del término, se encontraban incorporadas entre los Germanos en la clase campesina, aunque con deberes diferentes, no existiendo entre ellas ninguna distinción de fondo.
Es casi universalmente conocido que el bienestar y el progreso de un pueblo, tanto en lo físico como en lo moral, están íntimamente unidos a la solidez de su Nobleza. Una aristocracia sana es capaz de encaminar a un pueblo al máximo de esplendor del Estado y de las costumbres, pero el porvenir de un pueblo está condenado cuando está en manos de una clase dirigente agonizante, si ese pueblo no consigue encontrar en sí mismo, a tiempo, una nueva casta de dirigentes.
La creación de una nueva nobleza es, por lo tanto, nuestra tarea fundamental.
En virtud de ciertas leyes raciales se intenta mantener en las familias llamadas a constituir la nueva Nobleza sus valores hereditarios; y en razón de ciertas tradiciones se trata de inculcar a la juventud noble los elementos de las virtudes indispensables para dirigir un pueblo o un Estado.
Pensar que el III Reich pueda durar y mantenerse apoyándose únicamente en un conjunto de Jefes escogidos según sus éxitos individuales sería un error, aunque sea indudable que son jefes así escogidos quienes deben crearlo. Pero de una Nobleza, selección de familias que presenten caracteres favorables, formados por una educación especial según reglas precisas, saldrán los individuos "nobles" susceptibles de entrar en el equipo de los jefes de nuestro pueblo... equipo reclutado entre aquellos que habrán superado las pruebas. La entrada de los candidatos en este equipo, o su fracaso, será una especie de examen permanente, de criterio de la capacidad de las familias nobles para formar Jefes.
En resumen: La Nobleza, en tanto que institución, en el sentido puramente germánico, es la conservación de la capacidad demostrada de "jefe" en un linaje hereditario que garantice al pueblo una fuente inagotable de jefes seleccionados.
De la misma manera que los campesinos son la fuente esencial y primaria de la renovación de la sangre popular, la aristocracia, en tanto que emanada de la élite de esos mismos campesinos y haciendo cuerpo con ellos, está destinada para quien entienda el sentido germánico de las palabras "Campesino", "Pueblo" y "Nobleza", a hacer partícipe a todo el Pueblo de su innata acción dirigente.
Este libro es el esquema de un proyecto inspirado de este espíritu: fundir en un bloque único esta trinidad: Pueblo, Campesinos y Nobleza.

 

ÍNDICE

PRÓLOGO. 9
CAPÍTULO I.
Exposición preliminar del tema 13
Necesidad de una nueva élite 13
Movimiento de opinión a favor de una Elite. 18
CAPÍTULO II.
Historia de la evolución de la Nobleza Alemana 21
Los Nobles en la antigua Germania 21
El Cristianismo, revolución social. 24
La lucha de los príncipes germanos y romanos. 26
La Nobleza Cristiana 33
La casta feudal. 39
CAPÍTULO III.
Medios y posibilidades de crear una nueva Nobleza 43
Necesidad de una selección en la Alemania actual 43
El ejemplo de Hungría 51
Los títulos nobiliarios 57
La amplitud del reclutamiento. 60
CAPÍTULO IV
Caracteres fundamentales del campesinado alemán 63
Comunismo y germanismo. 63
El Derecho romano y su lucha contra la idea germánica. 66
La economía moderna y la "Ley de Ricardo": Marxismo y Liberalismo 70
El Derecho agrario germánico. 75
El suelo, en conexión con la raza. 80
CAPÍTULO V. 85
El "Hegehof" 85
La ciudad contra la raza. 85
¿Cuál debe ser la superficie del "Hegehof"? 90
Cómo transformar nuevas tierras en Hegehof. 95
¿Quién debe dirigir los "Hegehof en su conjunto? 96
La Federación de los Campesinos. 101
CAPÍTULO VI
Esbozo de una reconstrucción de la clase de los Gentilhombres 103
De la libertad de administración. 103
Divisiones administrativas y cuerpos representativos. 105
Distrito. Comité de los Nobles. 106
Región. Cámara de los Nobles. 107
Federación de los Nobles. Consejo de los Nobles. 110
Algunos casos particulares. 115
CAPÍTULO VII
Las razones y el método de la selección y de las leyes sobre el matrimonio. 121
La selección en la historia de Alemania 121
La raza. 128
Las enseñanzas de la selección en los animales. 136
I. La Selección. 137
II. Medidas para evaluar la selección y los resultados. 138
CAPÍTULO VIII
"Hegehof" y matrimonio 143
Del régimen matrimonial 143
Las castas y las clases sociales 147
El régimen sucesorio 152
La elección cualitativa de las esposas y las oficinas de selección. 156
Distinción entre las mujeres que deben procrear y las que deben permanecer estériles 162
El objetivo de la selección animal: Constitución, salud, capacidad. 166
Aplicación de las lecciones de la selección animal al Hombre 171
Método a observar para crear en el pueblo el sentimiento de la raza 185
CAPÍTULO IX
Algunas directivas generales sobre la educación de la joven nobleza y de su posición en el pueblo alemán. 191
Necesidad de una educación de la élite 191
El ejemplo de Inglaterra. 194
El servicio militar y la formación cívica. 197
Los hijos de Gentilhombre desprovistos de "Hegehof" 203
La "Gentry" inglesa. 206
El funcionariado y sus peligros 212
ANEXOS
I. Orden "A" de las SS. Núm. 65 217
II. Ley que establece el "Bien Agraraio Hereditario" en el Reich 219
I. El "Bien Hereditario" 220
II. El Campesinado 223
III. Sucesión por transmisión al heredero de pleno derecho 225
IV. Limitación del derecho de libre disposición y de hipoteca del "Bien Hereditario" 230
V. Organismo jurídico designado para resolver los litigios especiales de la sucesión por heredero único, llamado "de derecho" 232
VI. Regustro de los "bienes hereditarios" y catastro 235
VII. Disposiciones finales 235

PRÓLOGO

 

La presente obra es una consecuencia lógica de los principios fundamentales expuestos en mi libro "El Campesinado, fuente vital de la Raza Nórdica", y me propongo aportar unas directrices a este "Imperio Alemán de los Alemanes" hacia el cual tienden todos los esfuerzos del III Reich.
Algunos se extrañarán de verme buscar directrices para una Aristocracia de la Tierra y no para la masa del campesinado, pero si en la palabra "Nobleza" hay una distinción de rango entre la clase noble y el campesinado, ambas, en el verdadero sentido germánico del término, se encontraban incorporadas entre los Germanos en la clase campesina, aunque con deberes diferentes, no existiendo entre ellas ninguna distinción de fondo.
Este libro tiene por objeto esencial aclarar esta identidad, y sobre todo, demostrar que la distinción entre Nobles y Campesinos, tal como la observamos en la Historia de Alemania a partir de la Edad Media, es profundamente no-germánica y, por consiguiente, no-alemana.
El Barón Börries von Münchhausen, con un sentido muy neto del alma alemana, ha comprendido perfectamente lo que es nuestra Nobleza, o, por lo menos, lo que debería ser, y lo ha expuesto en el siguiente poema:

¡LO QUE SOMOS!

Nacidos para el casco y el escudo,
Para ser la seguridad del País,
Para ser Oficiales del Rey,
Fieles a nuestras antiguas costumbres,
En medio de nuestros campesinos:
¡He aquí lo que somos!

Cultivamos nuestras tierras,
Preservamos nuestros bosques
Para nuestros hijos y nuestros nietos,
¡Burlaos de nuestros antepasados!
Ellos son los guardianes de los únicos Bienes
Que el dinero no puede comprar

En medio de los tejemanejes y los regateos
Permanecemos en pie, con la cabeza alta,
Como caballeros incorruptibles.
Con nuestra tranquila fuerza
Conservaremos para nuestra tierra lo que tiene de más precioso:
¡La Fuerza Campesina Alemana!

La Nobleza así definida, no como una clase dirigente superior al Campesinado, sino como una clase del mismo origen, que asume, con la dirección, cargas y deberes particulares, está claro que, por el bien del Campesinado alemán, debía empezar por examinar la cuestión de sus jefes. Jefes capaces de asegurar a nuestro Campesinado su lugar en la Nación, el lugar que le corresponde en virtud de su doble deber: alimentar al pueblo con el sudor de su frente y mantener la pureza de la sangre alemana. Parece que, hasta aquí, la formación de una nueva Nobleza no sería, por decirlo así, más que una cuestión de casta a crear, en el marco de las actividades agrarias. Pero, de la misma manera que los campesinos son la fuente esencial y primaria de la renovación de la sangre popular, la aristocracia, en tanto que emanada de la elite de esos mismos campesinos y haciendo cuerpo con ellos, está destinada para quien entienda el sentido germánico de las palabras "Campesino", "Pueblo" y "Nobleza", a hacer partícipe a todo el Pueblo de su innata acción dirigente.
Este libro es el esquema de un proyecto inspirado de este espíritu: fundir en un bloque único esta trinidad: Pueblo, Campesinos y Nobleza. Me he esforzado en formarlo y modelarlo con objeto de constituir un todo. Además, he obedecido a otras sugerencias: la idea del recurso a una nueva aristocracia es hoy más general de lo que podría creerse en las condiciones actuales de Alemania. Tales nociones se fundamentan especialmente en el renacimiento de la doctrina de la herencia y en nuestra sorprendente recuperación de la noción de Raza. En todas partes se ven surgir planes y proyectos para la constitución de una nueva aristocracia dirigente... o para una radical modificación de la antigua. Por lo que nos es posible juzgar, el punto débil de todos estos planes es la falta de una definición estricta de los deberes de la Nobleza. Tal cuestión, generalmente, sólo es tratada de una manera unilateral, lo que hace imposible toda solución útil, por inteligentes y fecundas que sean algunas de las ideas presentadas.
Este estado de cosas me ha llevado a reagrupar, de una vez por todas, los elementos a emplear para reconstituir esa Nobleza y a evocar, de entrada, una visión de conjunto de la que pueda derivarse un proyecto fundamental. Me he esforzado en hacer partícipes a la vez el plan de reconstrucción de la Nobleza alemana y la visión dominante de la noción del Deber, con objeto de juzgar claramente, sobre el terreno de las realidades posibles, sin caer en utópicas Icarias.
Me doy perfecta cuenta de que las ideas que expongo serían imposibles de llevar a cabo sin el restablecimiento de la libertad y la independencia del Estado alemán. Esto es evidente, pero quiero insistir en este punto para subrayar la inutilidad de toda controversia a ese propósito. Lo esencial, primero, es saber SI nuestro pueblo quiere llevar a cabo las soluciones aquí propuestas las cuales, por otra parte, no son, para mí, una panacea universal. Una vez de acuerdo sobre este punto, nos pondremos de acuerdo para saber CÓMO.
La idea de esta obra me ha sido sugerida por una frase del añorado Hans Holfelder, Jefe de los Artamanes:
"¡Es misión nuestra conseguir una nueva Nobleza!".
Agradezco al Profesor Eichenauer su amabilidad en supervisar y corregir mi manuscrito.
Agradezco también muy particularmente a la familia del señor Schultze-Naumburg por la calurosa acogida que me dispensó, y que me permitió concebir y realizar este libro.

Saaleck, Primavera de 1930.

R. WALTHER DARRÉ,
Ingeniero Agrónomo e Ingeniero de la Escuela Colonial.

CITAS

 

"Llegará el día en el que se reconocerá que el hombre no vive únicamente de la Mecánica y de los Caballos de Vapor. Aún existen a su lado valores que el hombre no puede ni quiere perder. Necesitará aprender a contenerse y a no privarse de todo lo demás para progresar en esa única línea

"Si el hombre se percatara de todas las posibilidades que le ofrece su técnica, llegaría a comprender entonces que su vida en esta Tierra desfigurada, demasiado automática y demasiado impersonal, ya no valdría la pena de ser vivida. Vería que al acaparar todo lo que el mundo puede darnos, lo destruiríamos, y que ese mismo trastorno nos destruiría a nosotros mismos.

"A cada uno de nosotros nos corresponde velar, en la medida de nuestras fuerzas para que la rectificación llegue antes de que sea irremediablemente tarde!".

PAUL Schultze-Naumburg.

(Heimatschutz 1.- Die Laufenburger Stromschnellen.Kunstwart 18, fascículo 1, página 22).