Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

Traición a Occidente

 

Traian Romanescu

Traiciσn a Occidente - Traian Romanescu

232 páginas
21 x 14 cm.
Ediciones Sieghels, 2010
Encuadernación rústica

 Precio para Argentina: 260 pesos
 Precio internacional: 19 euros

¿"Errores" o traición? "Errores" de Roosevelt, "errores" de Eisenhower, "errores" de Marshall, "errores" de Hopkins, de Morgenthau, de Truman, de Acheson, de Dulles, de Kennedy, de Johnson, de Rockefeller, de Ford, de Kissinger... "Errores, ¿errores?"...
Toda una cadena de "errores" se prolonga maravillosamente, siempre en perjuicio de Occidente y siempre en beneficio del avance judeo-masónico marxista.
El mismo "error" en Casablanca, en Teherán, en Yalta, en Potsdam, en Ginebra, en Camp David, en todas las reuniones internacionales. Lo mismo desde 1917, 1943, 1945, 1951, 1960, 1972, 1975. Lo mismo en Polonia que en Checoslovaquia, en Rumania que en Hungría, que en China, que en el Tibet, que en Cuba, que en Vietnam, que en Camboya...
Lo que se ha llamado error no es un error, sino una traición al mundo occidental.
Este libro del Dr. Traían Romanescu descorre pesadas cortinas de "desinformación" y sacan a la luz a quienes protegidos por la propaganda ayudaron el avance comunista y la entrega de Occidente a la dominación judeo-masónica.

 

 

 

ÍNDICE

Introducción7
I. - ¿Por qué traiciona?13
II. - Voces autorizadas17
III. - La Masonería es milenaria23
IV. - La Masonería y su constitución41
V. - Camino de la traición59
VI. - Los ritos masónicos65
VII. - Órdenes masónicas69
VIII. - Documentos masónicos73
IX. - La traición, tradición de la judío-masonería85
X. - La traición de Wilson99
XI. - La traición de Roosevelt105
XII. - La traición de Churchill109
XIII. - La traición de Truman115
XIV. - La traición de Eisenhower121
XV. - La traición de De Gaulle135
XVI. - Otros lo dicen143
XVII. - Cosas que deben ser conocidas157
XVIII. - El mundo despierta167
XIX. - Elementos inseparables: Comunismo-Judaísmo173
XX. - ¿Por qué conspiran?183
XXI. - ¿Estorba la raza blanca?191
XXII. - Aún hay esperanzas197
XXIII. - Traición abierta217
XXIV. - ¿Qué es la opinión pública?221
XXV. - Los “Nuevos tiempos de Roosevelt”227

INTRODUCCIÓN

En favor del comunismo, la masonería traiciona al Occidente y a todo el mundo libre. Esta verdad, indiscutible, debe ser conocida de todos los que aman la libertad y están dispuestos a defenderla.
Bajo la dirección del judaísmo internacional, del cual la masonería es un instrumento, la traición se ejecuta sistemáticamente. Gracias a ella fue posible la revolución comunista en Rusia y, después de la Segunda Guerra Mundial, ella ha propiciado la expansión del imperio bolchevique. En el presente, el supremo clan judeomasónico fomenta la llamada “coexistencia pacífica”, para dar tiempo de fortalecerse al monstruo eurasiático. El objetivo es que el bloque soviético afiance la esclavitud total de centenares de millones de hombres y supere al mundo libre en poderío económico y militar, para extender su zarpa sobre los pueblos que están aún fuera de su órbita, y que le serán entregados en bandeja por los traidores agazapados en todos los países del mundo occidental.
Todo está dispuesto para el buen éxito total de la criatura más querida del judaísmo internacional: el comunismo soviético.
El libro de Lenin, “Tareas Inmediatas del Poder Soviético”, es acaso la más importante obra escrita según la cual se desarrolla el comunismo aplicado. (Naturalmente, después de los llamados “Protocolos de los Sabios de Sión”, que constituyen las directivas secretas del Primer Congreso Mundial Judío Sionista, efectuado en Basilea [1897], y que son la suma del comunismo real, no del propagandístico de Marx, Engels y otros).
El libro de Lenin contiene directivas destinadas exclusivamente a los jefes de la conspiración mundial comunista, como las siguientes: .
“Por el TERROR SISTEMÁTICO, dentro del que cualquier interrupción de contacto, cualquier TRAICIÓN y cualquier MENTIRA serán lícitas, nosotros encontraremos el medio de bajar A LA HUMANIDAD HASTA EL MÁS MISERABLE NIVEL DE EXISTENCIA; solamente así conseguiremos transformar la humanidad en ese INSTRUMENTO PASIVO Y OBEDIENTE indispensable al establecimiento de NUESTRA DOMINACIÓN. DESCOMPONIENDO EL APARATO DE PRODUCCIÓN EN EUROPA Y AMERICA, ORGANIZANDO A LA HEZ DEL PUEBLO Y A LOS MALHECHORES ES COMO ACABAREMOS MAS FÁCILMENTE CON LA BURGUESÍA IDIOTA; tomaremos DESPUÉS ASIA Y ÁFRICA”...
“GRACIAS A LA EXTERMINACIÓN TOTAL DE LA CLASE DIRIGENTE ACTUAL, NUESTRA VICTORIA ENCONTRARÁ EN EUROPA ENTERA POCOS OBSTÁCULOS, COMO HA OCURRIDO EN RUSIA. NUESTRO PODER NO CONOCE NI LIBERTAD NI JUSTICIA. ÉL ES DELIBERADAMENTE ESTABLECIDO SOBRE LA DESTRUCCIÓN DE LA VOLUNTAD INDIVIDUAL Y EL CONTROL COMPLETO TANTO DE LA PRODUCCIÓN COMO DEL CONSUMO. ¡SOMOS LOS AMOS! TENEMOS LA MISIÓN DE OPRIMIR. LA INSENSIBILIDAD ABSOLUTA ES NUESTRO DEBER. LA MAYOR CRUELDAD ES UN MÉRITO EN EL CUMPLIMIENTO DE ESTE DEBER”...
“En la persecución de nuestra finalidad nosotros podemos aliarnos con las potencias capitalistas con todas nuestras FACULTADES DE DESTRUCCIÓN Y SOSTENER SUS ESFUERZOS EGOÍSTAS. PODEMOS AUN CONCERTAR convenios Y ALIANZAS CON ELLAS PARA INDUCIRLAS A UN FALSO SENTIMIENTO DE SEGURIDAD. CUANDO FINALMENTE HAYAMOS MINADO SU FUERZA DE RESISTENCIA, CUANDO SUS GOBIERNOS, IMAGINÁNDOSE ESTAR FIRMEMENTE ESTABLECIDOS, SE CONFIEN EN NUESTRO SOSTEN Y SE VEAN METIDOS EN TODA CLASE DE AVENTURAS, LOS ABANDONAREMOS Y ESTABLECEREMOS NUESTRO PODERÍO SOBRE SUS RUINAS, puesto que nuestra finalidad es y será: LA DOMINACIÓN DEL MUNDO”.
Como se ve, la tarea del comunismo está en marcha. Del cumplimiento del mandato de Lenin se encargan los cabecillas rojos preparados en la academia política “Vladimir Ilitch Lenin”, de Moscú. El mismo Khrushchev, al frente de su banda, no pierde oportunidad de proclamarse “leninista”. Renegó, cuando menos de palabra, de Stalin, pero nunca de Lenin.
En 1931, el judío ucraniano Manuilski declaraba ante los alumnos de la mencionada academia política de Moscú:
“LA GUERRA A MUERTE ENTRE EL COMUNISMO Y EL CAPITALISMO ES INEVITABLE. Hoy, desde luego, no tenemos fuerzas suficientes para el ataque. NUESTRO TIEMPO LLEGARÁ EN VEINTE AÑOS. ENTRETANTO ES PRECISO PONER A LA BURGUESÍA A DORMIR. Y COMENZAREMOS A HACERLO LANZANDO EL MOVIMIENTO DE PAZ MÁS ESPECTACULAR DE LA HISTORIA. HABRÁ CONCESIONES ELECTRIZANTES. Los países capitalistas, ESTÚPIDOS Y DECADENTES, SE REGOCIJARÁN EN COOPERAR A SU PROPIA DESTRUCCIÓN. CELEBRARÁN CUALQUIER OPORTUNIDAD DE VOLVER A SER AMIGOS. TAN PRONTO SU GUARDIA BAJE, CAEREMOS SOBRE ELLOS Y LOS APLASTAREMOS CON EL PUÑO CERRADO”.
Han pasado más de 30 años desde 1931 y el comunismo se encuentra en la fase de preparación del golpe final contra el mundo, preparación de la que la paralización del mundo occidental mediante “el movimiento de paz más espectacular de la historia” es la piedra angular. Y gran parte del progreso conseguido por el comunismo se lo debe a la traidora judeomasonería.
En los Estados Unidos, clave de la libertad del mundo, la traición ha alcanzado profundidades insospechadas bajo la administración “republicana” del consorcio judío-masónico Eisenhower-Baruch-Weinberg y compañía, que burló no sólo a los países esclavizados que habían puesto su última esperanza en Estados Unidos, sino al mismo pueblo norteamericano. En 1959, esa administración se desenmascaró mediante el apoyo abierto al movimiento “de paz” que culminó con la invitación a Khrushchev para que visitara los Estados Unidos y desarrollara una campaña de propaganda.
La “paz” que propone el comunismo significa la muerte para el mundo libre, en un futuro muy próximo. La traición iniciada por Roosevelt, Churchill, Attlee y Truman avanza incontenible, gracias a que el poder oculto de la judeomasonería domina política y económicamente a los pueblos cristianos.
La masonería es el principal traidor de Occidente: esa masonería anticristiana por su origen y por su dirección secreta judaica allana el camino al comunismo y persigue los mismos objetivos.
En 1958 se efectuó en Chile la Cuarta Conferencia Internacional de la Masonería, y en ella los masones acordaron su apoyo abierto al comunismo. Fue el Episcopado argentino el único organismo eclesiástico que adoptó una actitud respecto de las decisiones del cónclave masónico. El 20 de febrero de 1959, treinta y tres prelados de la Iglesia Católica argentina, reunidos en la Villa de San Ignacio, en San Miguel (Argentina), redactaron la “Declaración del Episcopado Argentino”, que fue publicada por el periódico La Nación el primero de marzo siguiente. Comentando los acuerdos de la Cuarta Conferencia Internacional de la Masonería, la “Declaración del Episcopado” dice, entre otras cosas:
“... Señalóse a continuación la nueva táctica de la masonería, con la que coinciden también las últimas consignas del comunismo internacional. Los masones deben procurar el laicismo en todos los órdenes, y el comunismo la subversión del orden social, como terreno apto para sus intentos finales,
“La consigna masónica es la siguiente: intensificar la campaña laicista por intermedio de los diversos partidos políticos influidos; tratar de apaciguar la alarma de la Iglesia Católica contra la masonería, evitando la acción masónica directa; incrementar la acción de quebrantamiento de la unidad de los movimientos obreros, para apresurar luego su destrucción.
“La masonería y el comunismo persiguen momentáneamente el mismo objetivo en América Latina, por lo cual debe procurarse la mayor armonía en la acción, sin que aparezca públicamente su alianza.
“Una prueba de todo esto la tenemos en el Segundo Congreso Internacional de la Fraternidad Universal. Es éste un congreso masónico de inspiración comunista, que aspira a hacer servir los fines masónicos de “fraternidad universal” a la expansión del comunismo soviético internacional. Este congreso se realizará en los días de la próxima Semana Santa y se propone aprestarse para luchar por la confraternidad humana y la PAZ del mundo, dos lemas en que ocultan sus perversas intenciones la masonería y el comunismo.
“Para lograr sus fines la masonería se vale de la alta alianza, de la alta política y de la prensa mundial. El marxismo se vale de la revolución mundial en lo social y lo económico, contra la Patria, la familia, la propiedad, la moral y la religión”.
Luego aparece, reproducida por el Episcopado católico argentino, una declaración reveladora hecha por el Gran  Maestro de la masonería de París, que dice así:
“EL MARXISMO Y LA MASONERÍA TIENEN EL MISMO IDEAL COMÚN DE LA FELICIDAD TERRESTRE. UN MASÓN PUEDE ACEPTAR ENTERAMENTE LAS CONCEPCIONES FILOSÓFICAS DEL MARXISMO. NINGÚN CONFLICTO ES POSIBLE ENTRE LOS PRINCIPIOS DEL MARXISMO Y DE LA MASONERÍA”.
La fraternidad y la complicidad de la masonería con el comunismo son perfectamente claras.
Ya en el otoño de 1948, tras una reunión en Bucarest, la masonería rumana había hecho una declaración similar a la del Gran Maestro parisiense. En aquella ocasión, los masones rumanos recibieron órdenes de colaborar con el gobierno comunista. Los que rehusaron fueron asesinados o sometidos a trabajos forzados. Eran en su mayoría masones de grados inferiores que desconocían los fines de su secta.
Así pues, vivimos una época de traición masónica a favor de la conspiración judeo-comunista universal. Esperemos, sin embargo, que los “Grandes Maestros” y los consejos masónicos se equivoquen, y que su actuación no quede sin castigo. Son cálculos son demasiado optimistas.
La traición masónica ha llegado demasiado lejos; me propongo, en este libro, descubrirla ante los ojos de] mundo. Corno la masonería es una entidad más o menos secreta, es necesario exhibir su organización y actividad. La condición esencial para poder combatir a un enemigo es conocerlo. Y la judeomasonería es un enemigo del mundo, tan peligroso como el comunismo mismo, porque sus dirigentes se mueven en secreto.

El Autor