Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

El Nuevo Orden Mundial

Génesis y desarrollo del capitalismo moderno

Martín Lozano

El Nuevo Orden Mundial - Gιnesis y desarrollo del capitalismo moderno - Martνn Lozano

224 páginas
medidas: 14,5 x 20 cm.
Ediciones Sieghels
2015
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
 Precio para Argentina: 260 pesos
 Precio internacional: 17 euros

El famoso banquero James Warburg, miembro de una de las familias más poderosas del mundo, asesor financiero de Roosevelt, lo dijo muy claramente: “Guste o no, tendremos un Gobierno Mundial. La única cuestión es si será por concesión o por imposición”.
Martín Lozano se encarga de estudiar en detalle este "Nuevo Orden Mundial", desde sus comienzos con los mercaderes de la Edad Media, los albores y final imposición del capitalismo a escala mundial, pasando por los fundadores Iluminati, las familias Rockefeller y Rothschild, hasta sus modernos propulsores: La Comisión Trilateral, el grupo Bilderberg, el Real Instituto de Asuntos Internacionales y el Consejo de Relaciones Exteriores, la logia B'naï B'rith y demás círculos de poder encargados de imponernos un gobierno mundial del que todos los gobiernos nacionales no son más que serviles seguidores de sus políticas.
El impresionante poder de estos círculos en el desarrollo de la política mundial delata claramente que nuestro sistema no es una democracia sino un sistema social de jerarquía global, sostenido por una minoría para dominar a una mayoría. En esta jerarquía, unos pocos, situados en la cima de la Pirámide del Poder, imponen sus leyes. Se arrogan unos derechos que nos han usurpado a todos los demás. Los grandes señores de la banca han acaparado la inmensa mayoría del dinero mundial, y a través de él ejercen el control sobre seres humanos y recursos mediante esta red de poder.

 

ÍNDICE

 

I.- Los cimientos del edificio: de los albores a la consolidación 7
Mercaderes del medievo y magnates renacentistas 7
El nacimiento de la empresa capitalista 17
El afianzamiento del modelo económico 19
La consolidación política e institucional 32
II.- La falacia bolchevique 61
III.- El sistema financiero mundial y sus núcleos de poder 73
1. La urdimbre en sus orígenes. 73
Los Illuminati de Weishaupt 73
La fundación de la República Norteamericana 79
Los doctrinarios del Imperio Británico 92
El eastern establishment 104
Una dinastía paradigmática: el clan Rockefeller 120
2. Los circulos concéntricos: anillos exteriores y anillos internos. 135
La superficie del poder mundial. La Comisión Trilateral 135
El bilderberg Group 162
El interior del entramado: 170
El Real Instituto de Asuntos Internacionales y el Consejo de Relaciones Exteriores. 170
La logia B’naï B’rith 189
Los circulos herméticos 195
IV.- El enemigo necesario: la amenaza fascista o el arte de resucitar un cadáver. 203
Bibliografía 221

CITAS

“Los grandes bandidajes solamente pueden darse en naciones democráticas en las que el gobierno está concentrado en pocas manos”.
Alexis de Tocqueville

“Guste o no, tendremos un Gobierno Mundial. La única cuestión es si será por concesión o por imposición”
James P. Warburg

“Si de los gobiernos quitamos la justicia, ¿en qué se convierten sino en bandas de criminales a gran escala? Y esas bandas ¿qué son sino reinos en pequeño? Son un grupo de hombres, se rigen por un jefe, se comprometen en pacto mutuo, reparten el botín según la ley por ellos aceptada. Supongamos que a esta cuadrilla se le van sumando nuevos grupos de bandidos y llega a crecer hasta ocupar posiciones, establecer cuarteles, tomar ciudades y someter pueblos. Abiertamente se autodenominan entonces reino, título que a todas luces les confiere no la ambición depuesta, sino la impunidad lograda. Con toda profundidad le respondió al célebre Alejandro un pirata caido prisionero, cuando el rey en persona le preguntó: ¿qué te parece tener el mar sometido a pillaje? Lo mismo que a tí, le respondió, el tener al mundo entero. Solamente que a mí, que trabajo en una ruin galera, me llaman bandido, y a tí, por hacerlo con toda una flota, te llaman emperador”.
Agustín de Hipona