Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

La Campaña de Rusia

 

Léon Degrelle

La Campaρa de Rusia - Lιon Degrelle

366 páginas
Ediciones Sieghels

2013, Argentina
14,5 x 21 cm.
encuadernacion rústica
 Precio para Argentina: 100 pesos
 Precio internacional: 22 euros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Léon Degrelle, el más bisoño de los caudillos europeos, el jefe natural del movimiento palingenésico Rex, tenía el don de la palabra y la inspiración del poeta. Propugnaba con celo la revolución de las almas. En la hora sublime de la batalla decisiva, en la emplazada, acudió raudo a la cita en el Frente del Este con sus camaradas europeos. Tenía 33 años. Se alistó como soldado raso, como un «guripa» más, sin galones ni estrellas, a pesar de que se le ofreció entrar como oficial.
Léon Degrelle quería experimentar en sus propias carnes el sufrimiento y sacrificio de la defensa de Europa, compartir el rancho y la nieve, avanzar, marchar, soñar. Tenía como divisa el lema «quien no se expone no se impone». Ascendió por méritos de guerra a la jefatura de la comandancia de la División de voluntarios valones, finalizando la contienda con el grado de General de las Waffen SS. Siempre en el primer puesto de riesgo en el combate. Fue herido en cinco ocasiones, pero sus heridas profundas restañaban y volvía al campo de batalla, cada vez con la sonrisa más franca, jovial y abierta. Desafiaba la muerte. En su hoja de servicio se contabilizan 62 combates cuerpo a cuerpo. Recibió, por su comportamiento heroico, medallas y condecoraciones que hablan mudas del temple de guerrero y luchador ejemplar: la Cruz de Hierro de 1ª y 2ª clase, la Cruz del Mérito de Guerra con espadas, la Insignia de los Heridos, la Insignia de Plata de Asalto de Infantería, la Orden de la Sangre —Cruz de Borgoña—, el Distintivo de Oro de Combate cuerpo a cuerpo, la Cruz Alemana de Oro y la mitológica y legendaria Cruz de Caballero con Hojas de Roble que le fue impuesta personalmente por Adolfo Hitler, quien, de haber tenido un hijo, le hubiera gustado que hubiera sido de la estirpe de Léon… Ambos concebían a Europa como una gran nación.
Con la hipotética victoria de las tropas alemanas, en un nuevo Orden Europeo, León Degrelle quería que Bélgica tuviera un puesto digno dentro de esa nación europea. Dignidad que Bélgica obtendría con la sangre derramada por sus hijos en suelo ruso, combatiendo hasta el fin contra el Comunismo. Ellos expusieron cien veces su vida antes de encumbrar el nombre de su país en los aires de la leyenda, y, en 1943, la Legión de voluntarios valona era célebre en todo el frente del Este por su idealismo e intrepidez. En 1944, cuando la odisea de Tcherkassy, alcanzó la cima de la fama.
Esa sangre derramada ha elevado a los integrantes de la Legión Valona, y posteriormente a la "28 SS GrenadierDivision Wallonien" a la inmortalidad, con su jefe tanto militar como espiritual, León Degrelle, a la cabeza. La epopeya de los jóvenes belgas nunca será olvidada, y algún día los jóvenes europeos, se inclinarán ante estos héroes que sacrificaron su juventud en las frías estepas rusas.
Aun hoy, con la derrota consumada, la desgracia no los arredra. Nunca fué vana la grandeza; las virtudes templadas en el dolor y en el sacrificio pueden más que el odio y la muerte; tarde o temprano resplandecerán, igual que el sol que surge de las profundidades de la noche.
A través de la gesta de los voluntarios belgas — una unidad entre centenares de unidades — es el frente todo de Rusia el que surgirá, en los luminosos días de las grandes victorias, en los días más emocionantes aún de las grandes derrotas, impuestas por la materia, pero recusadas por la voluntad.
Lector, amigo o enemigo, contempla a estos guerreros; porque estamos en una época en que es preciso buscar mucho para dar con verdaderos hombres, y éstos, verás, lo eran hasta la médula.

 

ÍNDICE

Prólogo 9

I. LA AVALANCHA SOBRE UCRANIA 15
CONQUISTA DE UCRANIA. 20
DNIEPROPETROVSK 23
EL FRENTE DEL BARRO 25
UNA ALDEA 28

II. INVIERNO EN EL DONETZ 31
CARRETERAS DE HIELO 32
NAVIDAD EN CHERBINOWKA 35
ITALIANOS EN EL DONETZ 38
EL AULLIDO DE LA ESTEPA 41
COSACOS 43
ROSA LUXEMBURG 48
DESHIELO Y HELADA 51
DÍAS DE INFIERNO 55
GBOMOVAJA-BALKA 59
FRENTE DE HIELO 65

III. LA BATALLA DE KARKOW 69
EL CANTO DEL CUCLILLO 72
JABLENSKAYA 76
CINCUENTA GRADOS 79
A ORILLAS DEL DONETZ 82
SANGRE Y TRAMPAS 86
CAMINO DE ASIA 90

IV. AL CÁUCASO A PIE 91
PASO DEL DON 94
MAIKOP 101
LA RATONERA 104
PRUSSKAJA 107
TJERJAKOW 110
DESFILE SANGRIENTO 113
CIENTO VEINTISÉIS HORAS 116
ARMENIANSKI 120
AL ACECHO 123
SELVA Y MONTES 125
HURACANES Y PRECIPICIOS 129
EL INDJUC 133
LOS ÚLTIMOS 136

V. AGARRADOS AL DNIEPER 141
EL OLCHANKA 145
IRDYN 149
FESTIVIDADES 154
SAKREWKA 156
PRIMEROS CRUJIDOS 159
TECLINO 161
SETECIENTOS BUNKERS 165
LA JAULA CERRADA 168

VI. CERCADOS EN TCHERKASSY 171
LOSOKOW 176
STAROSSELJE 183
SKITI 187
TREINTA KILÓMETROS 192
LA CABEZA DE PUENTE 195
MENOS CINCO 198
SALIDA DE KORSUM 201
NOWO-BUDA 206
DOSCIENTOS MUERTOS 208
SANDEKOWKA 211
A LAS VEINTITRÉS HORAS 215
LA ÚLTIMA NOCHE 218
POR DONDE SEA 222
LYSJANKA 227
EL GOLLETE 233
CON HITLER 236
BRUSELAS 239

VII. LA EPOPEYA DE ESTONIA 241
GOLFO DE FINLANDIA 242
FRENTE A FRENTE 244
EL MOLINO DE PATSKA 247
LA EPOPEYA DE ESTONIA 248
KAMBJA 250
LEMNASTI 254
EL EMBACH 259
LA NOCHE DE NOELA 262
TREINTA Y DOS 266
ROMMEL y MONTGOMERY 269

VIII. LA VÁLVULA DE LAS ARDENAS 273
SORPRESA 274
NAVIDAD EN BÉLGICA 276
RUTAS PERDIDAS 281
DÍAS DE ESPERA 283
UNA MAÑANA... 285

IX. LUCHA A MUERTE EN POMERANIA 289
ANTE STARGARD 291
LINDENBEEG 293
LUCHA A MUERTE EN P0MERANIA 296
LA ÚLTIMA OFENSIVA 298
EL FRACASO 302
EL DILUVIO 306
LOS SOVIETS EN STARGARD 309
ACOSADOS POR LOS TANQUES 312
AUGUSTENWALDE 317
EL PUENTE DE STETTIN 320

X. AGONÍA EN EL BÁLTICO 327
ADIÓS, ODER 331
HACIA LUBECK 335
«HITLER HA MUERTO» 340
MALENTE 343
KIEL-COPENHAGUE 348
MAQUIS E INGLESES 351
OSLO, 7 DE MAYO DE 1945 356

PRÓLOGO

Fui, en 1936, el jefe político más joven de Europa.
A los veintinueve años hice vibrar las fibras más recónditas de mi país. Centenares de millares de hombres, de mujeres, de jóvenes, de muchachas, me seguían con fe y pasión ilimitadas. Como un huracán introduje en el Parlamento belga diputados y senadores a docenas, y estuvo en mi mano el ser ministro; con una palabra mía entraba en el juego de los partidos.
Pero me pareció mejor, al margen del lodazal oficial, el duro combate del orden, de la justicia, de la decencia, porque imperaba en mí un ideal enemigo de componendas y compromisos.
Ambicioné librar a mi país de las fuerzas del dinero, corruptoras del Poder, falsificadoras de las instituciones, ruina de la economía y del trabajo. Quise sustituir legalmente el régimen anárquico de los viejos partidos, envilecidos todos por asquerosos escándalos político-financieros, por un Estado fuerte y libre, disciplinado, responsable, representación de las verdaderas energías del pueblo.
No se trataba ni de tiranía ni de «fascismo», sino de sentido común. Un país no puede vivir en el desorden, la incompetencia, la irresponsabilidad, la inseguridad, la podredumbre.
Exigía autoridad en el Estado, solvencia en las funciones públicas, continuidad en las operaciones de la nación, un contacto real y vivo entre las masas y el Poder, una fructuosa concordia entre los ciudadanos, separados entre sí por luchas artificiales: luchas de clases, religiosas y lingüísticas, minuciosamente azuzadas por constituir ellas la vida misma de los partidos rivales que, con idéntica hipocresía, o se disputaban teatral-mente las ventajas del Poder o, con discreción suma, se las repartían.
Escoba en mano, arremetí contra esas bandas corrompidas, sanguijuelas del vigor de mi Patria, y las zurré de lo lindo, haciendo añicos, ante el pueblo, los sepulcros blanqueados que disimulaban sus ignominias, sus fechorías, sus lucrativas connivencias. Desencadenó sobre mi tierra un soplo de juventud y de idealismo, exaltando las fuerzas espirituales y los excelsos re-cuerdos de lucha y de gloria de un pueblo tenaz, laborioso, amigo apasionado de la vida, la abundancia y la belleza.
Rex fué una protesta contra la corrupción de una época. Rex fué un movimiento de renovación política y de justicia social. Rex fué, más que nada, un arranque fervoroso hacia lo grande, una ascensión de miles de almas ansiosas de respirar, de alzarse por encima de las bajezas de un régimen y de un tiempo.
Esa fué mi lucha hasta el mes de mayo de 1940.
La segunda guerra mundial — que yo había maldecido — lo trastornó todo en Bélgica, como en todas partes: instituciones viejas, doctrinas anticuadas se derrumbaron como castillos de madera corroída, podridos hacía tiempo.
Rex no estaba en modo alguno supeditado al Tercer Reich triunfante, ni a su jefe, ni a ninguno de sus propagandistas. Han sido cogidos los archivos todos del Tercer Reich. Pues bien: ¿ha descubierto alguien la más mínima prueba de que, antes de 1940, el rexismo dependiese, directa o indirectamente, de Hitler? Teníamos las manos y el corazón limpios; nuestro amor patrio, lúcido y ardiente, ignoraba cualquier compromiso.
La avalancha alemana dejó a nuestro país aniquilado.
Para el noventa y nueve por ciento de belgas y franceses, la guerra había concluido en 1940; la supremacía del Reich era un hecho; el régimen democrático y financiero, por su parte, dióse prisa por adaptarse a ella cuanto antes.
Los mismos que en 1939 insultaban a Hitler, forcejearon por postrarse antes que nadie a los pies del vencedor de 1940. Jefes de los grandes partidos de izquierda, magnates de las finanzas, propietarios de los principales periódicos, ministros masones de Estado, ex gobernantes: todos mendigaron, haciendo proposiciones, suplicando una sonrisa, una posibilidad de colaboración.
¿Ibase a dejar el campo libre a aquellos fantasmones desacreditados de los viejos partidos, a los «gansgters» de una hacienda que no reconoce más Patria que el oro, a siniestros piratas sin talento, sin dignidad, dispuestos a las más bajas faenas de servidumbre con tal de satisfacer su ambición o su codicia?
El problema no sólo era dramático; imponíase apremiante.
Casi todos los observadores consideraban a los alemanes como vencedores absolutos. Urgía, pues, decidirse. ¿Éranos lícito, por miedo a las responsabilidades, abandonar nuestro país a la corriente?
Durante varias semanas lo estuve meditando, y sólo tras solicitar y obtener en altas esferas un parecer completamente favorable me decidí a permitir la reaparición del periódico del movimiento rexista, «Le Pays Réel».
La colaboración belga, iniciada por nosotros a fines de 1940, desarrollábase no obstante en un ambiente difícil. Las autoridades alemanas de ocupación sentían mayor inclinación por las fuerzas capitalistas que por las idealistas. Además, nadie penetraba con exactitud los designios del Reich.
Con valor digno de encomio, el rey de los belgas, Leopoldo III, quiso enterarse y saber a qué atenerse. Pidió que Hitler le recibiera, y le fué concedida la audiencia. Pero, pese a toda su buena voluntad, volvió de Berchtesgaden sin lograr nada.
Resultaba evidente que nuestro país tendría que aguardar hasta la paz. Pero, ¿no sería entonces demasiado tarde? Antes de que concluyeran las hostilidades era menester ganarse el derecho de negociar eficazmente y de hablar con dignidad en nombre de un pueblo noble y antiguo.
Pero, ¿cómo llegar a tratar sobre semejantes bases?
La colaboración dentro del país no era más que un continuo roer, un cerco lento, una lucha de influencias cotidiana y abrumadora contra subalternillos cualesquiera. Aquella labor no sólo no conferiría prestigio a quien cargase con ella, sino que incluso lo desacreditaría.
No quise caer en la trampa. Yo buscaba y aguardaba algo distinto. Y eso se produjo súbitamente: la guerra de 1941 contra los Soviets.
Surgió entonces la ocasión única de ganarnos el respeto del Reich, a fuerza de combates, de sufrimientos y de gloria.
En 1940 éramos los vencidos ; nuestro Rey, un rey prisionero.
De repente, en 1941, ofrecíasenos la posibilidad de convertirnos en compañeros de los vencedores, iguales a ellos. Todo dependía de nuestro valor. Había llegado, por fin, la ocasión de conquistar el prestigio que, en el día de la reorganización de Europa, nos autorizaría a hablar con la frente alta, en nombre de nuestros héroes, de nuestros muertos, del pueblo que ofreciera su sangre.
Corriendo al combate en las estepas del Este hemos querido, claro está, cumplir con nuestro deber de europeos y de cristianos. Pero — lo decimos sin remilgo, y desde el primer día lo hemos proclamado escuetamente — hemos ofrendado ante todo nuestras juventudes para garantizar el porvenir de nuestro país en el seno de una Europa redimida. Por ese país es por quien, en primer lugar, han caído varios millares de camaradas nuestros. Por él, miles de hombres lucharon, lucharon durante cuatro años, sufrieron durante cuatro años, sostenidos por esa esperanza, impulsados por esa voluntad, alentados por la seguridad de que iban a alcanzar la meta.
El Reich perdió la guerra.
Pero hubiera podido ganarla.
Hasta 1945 la victoria de Hitler fué posible.
Tengo la seguridad de que, de haber vencido, Hitler habría reconocido a nuestro pueblo el derecho a vivir y a ser grande, derecho que para él fueron mereciendo, poco a poco, duramente, nuestros miles de voluntarios.
Dos años enteros de luchas épicas fueron menester para forzar la atención del Reich. En 1941, la Legión belga antibolchevique «Valonia» pasó inadvertida. Nuestros hombres multiplicaron los actos de valor, expusieron cien veces su vida antes de encumbrar el nombre de su país en los aires de la leyenda, y, en 1943, nuestra Legión de voluntarios era célebre en todo el frente del Este por su idealismo e intrepidez. En 1944, cuando la odisea de Tcherkassy, alcanzó la cima de la fama. El pueblo alemán, más que cualquier otro pueblo, es sensible a la gloria de las armas. Nuestra posición ante el Reich se reveló única, incomparablemente superior a la de los demás países ocupados.
En dos ocasiones aquel año vi largamente a Hitler; visita de soldado, pero que me reveló inequívocamente que teníamos ganada la partida. Estrechándome con fuerza la mano en sus dos manos, al despedirse de mí, Hitler me dijo, con vibrante afecto: «Si tuviera un hijo, querría que fuera como usted.» ¿ Cómo me habría rehusado luego para mi Patria el derecho de vivir dignamente? El sueño de nuestros voluntarios era realidad: en el caso de una victoria alemana, habían asegurado rotundamente la resurrección y la grandeza de su pueblo.
La victoria aliada ha inutilizado de momento aquel terrible esfuerzo de cuatro años de combate, el sacrificio de los caídos y el calvario de los supervivientes.
El mundo se ceba hoy en los vencidos; condena a muerte a nuestros soldados, a los heridos y a los mutilados, o bien los acorrala en campos y prisiones infames. Nada respeta, ni el honor del combatiente, ni a nuestros padres, ni nuestros hogares.
Pero la desgracia no nos arredra.
Nunca fué vana la grandeza; las virtudes templadas en el dolor y en el sacrificio pueden más que el odio y la muerte; tarde o temprano resplandecerán, igual que el sol que surge de las profundidades de la noche.
Y, en el porvenir, tal rehabilitación no bastará. Los hombres no sólo se inclinarán ante el heroísmo de los soldados del frente oriental de la segunda gran guerra; dirán, además, que éstos estaban en lo cierto; que tenían doblemente razón: negativamente, ya que el bolchevismo representa el fin de cualquier valor; positivamente, puesto que la Euro^. unida por quien luchaban constituía la única — quizá la última — posibilidad de sobrevivir para un viejo continente maravilloso, solar de la dulzura y del fervor humanos, pero mutilado, partido, triturado hasta la agonía.
Amanecerá el día en que lamentarán amargamente la derrota, en 1945, de aquellos paladines constructores de Europa.
Mientras tanto, contemos con términos veraces lo que fué su epopeya, cómo padecieron sus cuerpos, cómo sus corazones se entregaron.
A través de la gesta de los voluntarios belgas — una unidad entre centenares de unidades — es el frente todo de Rusia el que surgirá, en los luminosos días de las grandes victorias, en los días más emocionantes aún de las grandes derrotas, impuestas por la materia, pero recusadas por la voluntad.
Unos hombres vivieron en las inacabables estepas lejanas. Lector, amigo o enemigo, contémplalos; porque estamos en una época en que es preciso buscar mucho para dar con verdaderos hombres, y éstos, verás, lo eran hasta la medula.