Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

Almas ardiendo

Notas de paz, de guerra y de exilio

Léon Degrelle

Almas ardiendo - Notas de paz, de guerra y de exilio - Lιon Degrelle

128 páginas
medidas: 14,5 x 20 cm.
Ediciones Sieghels
2014
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
 Precio para Argentina: 70 pesos
 Precio internacional: 12 euros

 

“Almas ardiendo”, una obra maestra de espiritualidad, mística y mágica, escrita con una fuerza inmaterial arrebatadora, como si de un libro de ejercicios espirituales se tratase, en prosa poética de León Degrelle.
El texto es una llamada, encendida y ferviente, de espiritualidad y militancia, de compromiso y de fe, de idealismo y de vanguardia.
El título de la obra Almas ardiendo es la simbiosis perfecta de dos conceptos primordiales: el alma humana, principio espiritual de nuestra existencia, el aire purificador, el aliento interior y el fuego, otro de los cuatro elementos que proporciona esplendor, calor, pasión, vigor, luz y amor. El poeta latino Virgilio, en una de su más perfecta síntesis de las corrientes espirituales de Roma, dejó escrito aquel quamtum ignes animaque valent, es decir, cuánto pueden el fuego y el aire agitado, o lo que es lo mismo, las almas ígneas.
Un cuerpo sin alma no es más que un hombre desalentado, flojo, cobarde y perezoso. El alma, por su dimensión espiritual, es el contrapunto de lo corporal y de la vida material. Incluso el fuego necesita del viento para no extinguirse y su fuerza calcinadora, sin el aire, queda reducida a pavesas y cenizas sin posibilidad de rescoldo.
El fuego es la chispa que Prometeo robó a los dioses y la infundió en el alma de los mortales para que fueran, desde entonces, custodios del fuego sagrado tras recibir la enseñanza del arte de la vida iluminada por el rayo incesante, por el relámpago que nunca languidece. El alma, quintaesencia del hombre que le hace entender, querer y sentir, desde su dimensión sobrenatural participa de la inmortalidad de la luz. La llama vigoriza al alma ardiente y por eso Léon Degrelle, con la poesía, la épica y la mística de su verbo inspirado, con su espada flamígera, intentó, por medio de este libro, insuflar el incendio cósmico de las almas dormidas y sin respuesta para aportarles claridad, aquella que sólo puede ser trasmitida por el portador de la antorcha...

 

ÍNDICE

PRÓLOGO 7
AGONÍA DEL SIGLO 9
VIDA RECTA 17
LA TIERRA ORIGINAL 21
EL CORAZÓN Y LAS PIEDRAS 23
LA CARNE QUE DESPIERTA 29
LA VOCACIÓN DE LA FELICIDAD 33
PASCUA DE NAVIDAD 37
LOS CIEGOS 41
HUELLAS DE DOLOR 43
LOS SANTOS 45
CRUCIFIXIÓN ETERNA 47
NADIE 49
HABER AMADO MAL 53
LA ALEGRÍA DE LOS HOMBRES 55
EL PRECIO DE LA VIDA 59
RENUNCIACIÓN 61
EL PODER DE LA ALEGRÍA 63
SOÑAR, PENSAR 65
LA PACIENCIA 67
LA OBEDIENCIA 69
LA BONDAD 71
BEATA SOLITUD 73
GRANDEZA. 77
LOS GRANDES EJERCICIOS. 79
DOMAR LOS CORCELES 85
EL CIELO APOCALÍPTICO 91
LUCES 95
INTRANSIGENCIA 101
NUESTRA CRUZ 105
RECONQUISTA 111
ESCUADRILLAS DE ALMAS. 113
CIMAS 119

Léon Degrelle 127
Degrelle político 127
Degrelle soldado 128

PRÓLOGO A LA EDICION ESPAÑOLA

 

¿Prólogo? No. Sólo unas líneas para decir a los hombres de mi
lengua que pasan y que me quieran escuchar, que lean las
páginas, breves y anhelantes como latidos, del libro en cuya
portada las estoy escribiendo.
Yo no admito, no he admitido, ni admitiré jamás, que los
hombres podamos alejarnos los unos de los otros más que por
motivos profundos y permanentes. Y aún esa profundidad y esa
permanencia hay que aquilatarla tanta que casi nunca, si se es
leal con la verdad, acaban por ser suficientes.
Y claro es, que los motivos de orden político, por envueltos que
nos parezcan en la pasión y en el humo y la sangre de las
revoluciones y de las guerras, no son nunca otra cosa que
circunstancias. Circunstancias que, de la piel adentro, no pueden
contar, que no deben tener acceso a la morada recóndita en la
que la conciencia elabora su juicio definitivo sobre las cosas y
sobre los hombres.
Y digo esto para explicar a los que fueran capaces de
extrañarse que sea yo el que alabe y presente este libro,
centelleante como una llama, en el que cuenta su vida, la de fuera
y la de dentro, un hombre cuya trayectoria social está separada
de la mía. Y añado que no tiene esta explicación nada de excusa,
porque no la merecerían los que pretendieran pedírmela, y no la
merecerían por el sólo hecho de intentarlo. Estas palabras mías,
llenas de amistad, son sólo un gesto de liberación; gesto que, aun
siendo mío y por tanto humilde, supone una lección que
necesitan, ante todo, si el mundo ha de marchar por buen camino,
los que se creen, sin serlo, liberales.
Es un gusto profundo y consolador comprobar, y se comprueba
siempre que se quiere, que el hombre que piensa de otro modo es
como uno mismo y como cualquier otro que tenga los ideales que
le plazca. Basta que nos despojemos del disfraz con que andamos
por la vida y hablemos, en silencio, de lo que pasa en nuestro
corazón.
El corazón, si se le deja solo, es, siempre, casi igual a todos los
demás corazones.
¿Quién lo podría dudar leyendo, por ejemplo, las páginas de
este libro tituladas «El corazón y las piedras»?
Páginas de insuperable hermosura y patetismo humano, llenas
de esperanza de un mundo común y mejor, para las cuales,
dentro de nuestras fuerzas, hemos pulido, como el oro en que se
va a engarzar una esmeralda, nuestro más alado y más noble
castellano.


GREGORIO MARAÑÓN

 

EL AUTOR

 

LÉON DEGRELLE

Político y soldado belga (Bouillon, 15 de junio de 1906 - Málaga, 31 de
marzo de 1994). Comenzó su actividad política al lado de Monseñor Picard, jefe de Acción Católica, al fundar en 1933 el Movimiento Rexista, que en las elecciones de 1936 obtuvo un gran triunfo electoral. Durante la Segunda Guerra Mundial creó la Legión Valona, voluntarios belgas contra el bolchevismo, que combatió en el frente ruso junto a los alemanes. Al término de la Segunda Guerra Mundial, se exilió en España. En los últimos años se dedicó a escribir obras históricas.

DEGRELLE POLÍTICO

LÉON DEGRELLE fue, como todos sabemos, el último superviviente de los grandes Jefes del Movimiento llamados "fascistas" que han tenido la más directa participación en el drama histórico de la Segunda Guerra Mundial.
LÉON DEGRELLE era el más joven de todos los conductores de la "Nueva Europa". A los veintinueve años, con sus dinámicos escritos y su inflamado verbo, había levantado la masa más idealista del pueblo belga. Centenares de millares de electores habían asegurado a Degrelle un gran triunfo. Su movimiento, muy social, basado en los más puros principios del catolicismo, había entusiasmado extraordinariamente a la juventud.

DEGRELLE SOLDADO

Fueron millares, de jóvenes belgas, maravillosos de fe, los que siguieron a Degrelle en la Cruzada Anticomunista del Frente del Este. El Jefe rexista se alistó en ella, como soldado raso, para compartir exactamente los sufrimientos de sus camaradas más humildes. Llegó a General, consiguiendo todos sus ascensos por méritos de guerra. Fue herido cinco veces. En su hoja de servicios, cuenta anotados 62 combates cuerpo a cuerpo. Está en posesión de las más altas condecoraciones militares, entre las que figuran el famoso Collar de la Ritterkreuz y las Hojas de Roble.
Luchó hasta el último momento en el frente y, milagrosamente, durante
la noche del mismo día de la capitulación, utilizando un avión abandonado, pudo salvarse, después de un vuelo, sobre territorio enemigo, de más de dos mil kilómetros.
El libro ALMAS ARDIENDO, de "insuperable hermosura", como escribe
en su prólogo el doctor Marañón, es la más íntima y espiritualista de las treinta obras de LÉON DEGRELLE, escritor de primer orden, gran poeta, además de político famoso y heroico.