Libreria Argentina Libreria Argentina Libreria Argentina

 

LA PARADOJA DEL MONOTEÍSMO

 

Henry Corbin

 

 

La paradoja del monoteνsmo - Henry Corbin

289 págs.,
 Tapa: blanda
Edicitorial Losada
2003,
13 x 20 cm.
 Precio para Argentina: 95 pesos
 Precio internacional: 17 euros

 

Este libro reúne tres ensayos, en los que Henry Corbin, uno de los mayores islamistas mundiales del siglo XX, estudia las similitudes y lo que emparenta al mundo espiritual de tres religiones, el judaísmo. el cristianismo y el islamismo, que son como tres ramas de lo que se ha dado en llamar el monoteísmo, la fe surgida de la revelación de Dios a Abraham. Corbin iguala a estas tres creencias que surgen como reacción al politeísmo griego y latino, es decir, como una oposición al paganismo, que podía hacer de cualquier hombre un dios. Sin embargo, alguno de sus dogmas principales parecen abrazar la misma idolatría que combatían. Tal cosa es paradójica; es decir, que tres religiones que surgen como oposición al paganismo caigan en sus mismos 'defectos'. Otra de las paradojas que Corbin analiza es el hecho de que esas religiones que creen en un Dios absoluto, único y autoritario acaban propiciando o transformándose en políticas totalitarias. Frente a esta paradoja que ofrece el lado oficial de esas religiones.
Corbin coloca la lección de los gnósticos islámicos, judíos y cristianos, que profesan una religión de la Belleza, en la que Dios hace única a cada criatura, y le da una individualidad que no tiene que someterse a la ley de las Iglesias.

 

ÍNDICE

Nota del editor

LA PARADOJA DEL MONOTEÍSMO

I El Dios Uno y los Dioses múltiples
1. La paradoja del monoteísmo
2. La ontología integral y las teofanías
3. Los diagramas del Uno unífico y las teofanías múltiples
II Las jerarquías divinas
1. La dramaturgia teogónica
2. De una fenomenología del Espíritu Santo como Ángel de la humanidad
3. La Orden real de Bahman-Luz

NECESIDAD DE LA ANGELOLOGÍA

Prólogo
I   De la necesidad de la angelología
II  La angelología neoplatónica de Proclo
III La tríada, la tétrada y la héptada arcangélica
IV  El Arcángel Michael y Christos Angelos
A. El Arcángel Michael
B. Christos Angelos
C. El misterio litúrgico
V   La angelología aviceniana y la asunción extática del Profeta
VI  El Arcángel Gabriel, Espíritu Santo y Ángel de la humanidad
Postludio: el Ángel de la Faz

DE LA TEOLOGÍA APOFÁTICA COMO ANTÍDOTO DEL NIHILISMO

I   ¿Dónde, cómo y cuándo existe diálogo?
II  Personalismo y nihilismo
III Teología apofática y personalismo
IV  ¿Dónde está el nihilismo?
V   Por un principio de realidad opuesto al nihilismo

El autor


Henry Corbin (París, 1903 –1978), filósofo, orientalista e historiador de las religiones, ha sido uno de los mayores difusores occidentales del pensamiento oriental. Trabajó en la Biblioteca Nacional de Francia, donde entró en contacto con la obra del místico Sohravardî, que marcaría su trayectoria intelectual y vital. Fue el primer traductor de Heidegger al francés. Desde 1939 hasta 1945 residió en Turquía trabajando para el Instituto francés de arqueología de Estambul, y partió después a Teherán, donde creó la Biblioteca iraní. A su vuelta a Europa se incorporó al círculo de investigadores espirituales radicado en Ascona, que contaba con pensadores de la talla de C. G. Jung, Denis de Rougemont, Gershom Scholem y Mircea Eliade. A partir de 1955, Henry Corbin repartió su tiempo entre la enseñanza en la Sorbona y la dirección del departamento de Iranología del Instituto franco-iraní de Teherán. Entre sus obras traducidas al español cabe destacar La imaginación creadora en el sufismo de Ibn’Arabî (1993), Cuerpo espiritual y tierra celeste (1994) y Templo y contemplación: ensayos sobre el Islam iranio (2002), Tiempo cíclico y gnosis ismailí (2002) y La paradoja del monoteísmo (Losada, 2002).


RESEÑA


Por Carlos A. Segovia

Discípulo de É. Gilson y de L. Massignon, a quien sucedió al frente de la Sección de Ciencias Religiosas de la École Pratique des Hautes Études de la Sorbona, Henry Corbin (1903-1978) fue uno de los islamólogos más originales e innovadores del siglo XX. Atenta, principalmente, al estudio de la gnosis, la filosofía shî’íta y la iranología, su obra tiene la virtud de resituar el pensamiento islámico en interlocución con aquellas tradiciones filosóficas de la Antigüedad que influyeron sobre él legándole un conjunto de problemas de primera magnitud, sin perder de vista, con todo, la compleja evolución asimétrica conocida por la filosofía, a partir del siglo VI/XII, en el Islam y en Europa.
Nacido en 1903, H. Corbin estudió filosofía en el Institut Catholique de París. En 1923 ingresó en la Sorbona, donde siguió los cursos de É. Gilson y É. Bréhier. En 1926 se matriculó en la École Nationale des Langues Orientales. Y en 1929 fue contratado por Biblioteca Nacional francesa, donde trabó contacto con L. Massignon comenzó así una intensa relación entre ambos.
Pero Corbin se interesó muy pronto no sólo por la historia de la filosofía, el pensamiento islámico y las lenguas orientales, sino también por la ciencia de las religiones, que estudió con J. Baruzi y H.-Ch. Puech al tiempo que ampliaba sus estudios de filosofía de la mano de A. Koyré y É. Benveniste. En 1930 y 1936 viajó repetidamente a Alemania encontrándose allí con R. Otto, K. Löwith, K. Barth, E. Cassirer y M. Heidegger, de cuyos escritos Corbin preparaba una traducción francesa. Y durante todo ese tiempo llevó a cabo, en París, diferentes actividades académicas y editoriales en los medios filosóficos y de tendencia protestante en lo religioso. En 1932 pronunció una primera conferencia sobre la expresión y la función de la personalidad en la mística islámica. Y en 1933 publicó su primer trabajo sobre Suhrawardî.
En 1939 era destinado al Instituto Francés de Estambul con el fin de microfilmar los escritos de Suhrawardî diseminados en las bibliotecas de la capital turca. En un comienzo, su estancia allí debía durar seis meses, pero, con motivo de la guerra, se prolongó por espacio de seis años, durante los cuales trabajó sobre los fondos manuscritos de tales bibliotecas y preparó la edición de las obras de Suhrawardî, cuyo primer tomo vio la luz en 1945. En esa misma época entró en contacto con el Cristianismo ortodoxo, respecto de cuya sofiología Corbin se sentirá siempre, pese a su protestantismo, muy próximo. Y finalmente, en 1945, viaja a Irán, donde fijará su residencia hasta 1954.
La situación de la filosofía islámica en el Irán de aquel tiempo presentaba rasgos ambivalentes. Desde su llegada, Corbin se muestra tan entusiasta como infatigable. Las actividades que lleva a cabo en Irán durante los años 50, 60 y 70 son numerosísimas, y el ritmo de trabajo desbordante. En 1945 proyecta la creación de un Departamento de Iranología en el Instituto Francés de Teherán. En 1954 colabora en las tareas organizativas del Milenario de Avicena, con motivo del cual publica su Avicenne et le Récit visionnaire (Avicena y el relato visionario). Y, desde ese mismo año, enseña historia de la filosofía islámica en la Universidad de Teherán, pronunciando asimismo conferencias por todo el país. Hay que mencionar, por último, la creación de la colección editorial “Bibliothèque Iranienne”, publicada conjuntamente, bajo su dirección, por el Instituto Franco-Iraní de Teherán y la Librairie A. Maisonneuve de París.
Pese a todo, Corbin no se dedicará exclusivamente a la iranología y al estudio de la filosofía y la espiritualidad islámicas, que él mismo nunca disoció del estudio crítico de la historia de la filosofía y la espiritualidad occidental. Su contribución a la filosofía de la religión, y, en concreto, a la investigación comparada de las religiones del Libro, es más que notable. A partir de 1949, participa regularmente en las reuniones anuales del Círculo Eranos en Ascona (Suiza), donde traba amistad con C.G. Jung, G. Scholem y M. Eliade. Y en 1974 funda la Universidad San Juan de Jerusalén de estudios espirituales comparados.
Le paradoxe du monothéisme (La paradoja del monoteísmo) reúne tres conferencias de 1976 y 1977, la primera de ellas correspondiente a la sesión de Eranos de 1976; las otras dos dictadas, respectivamente, en las Universidades de Tours y Teherán al año siguiente. Esta obra, editada a título póstumo en 1981, fue traducida y publicada en castellano hace tres años, con motivo del Centenario. De entre los libros de Corbin disponibles en nuestro idioma (La imaginación creadora en el sufismo de Ibn ‘Arabî, Avicena y el relato visionario, El hombre y su ángel, Historia de la filosofía islámica, Cuerpo espiritual y tierra celeste, Templo y contemplación, Tiempo cíclico y gnosis ismailí, El imâm oculto) es, tal vez, el que más sistemáticamente aborda dos de los problemas teóricos que más preocuparon a Corbin a lo largo de toda su vida, a saber: el de la relación entre lo uno y lo múltiple desde un punto de vista ontológico y teológico, y el de la relación entre el Dios revelado y el Dios desconocido. Con un tercero: el problema del tawhîd, de fondo.